Los afganos se han cansado de que todo les recuerde a la guerra, tras más de una década de constantes atentados, y han comenzado a decir basta a la estética deprimente con un centenar de murales en positivo.