El vitíligo no es una enfermedad contagiosa ni grave, pero puede tener un gran impacto desde el punto de vista psicológico. La buena noticia es que existen varios tratamientos que permiten mejorar la apariencia de la piel.