El nieto del famoso científico Jacques Cousteau instalará en aguas del Caribe, a 18 metros de profundidad, una estación y espacio habitable con fines científicos, cuatro veces más grande que los hábitats submarinos conocidos hasta ahora.