El ‘Park de la Distance” permite disfrutar del entorno natural, protegiéndose de la COVID-19. Ha sido diseñado con la forma de un laberinto vegetal en espiral, para que sus visitantes mantengan una distancia física de 6 pies (1,8 metros) y circulen en una dirección para evitar encuentros y aglomeraciones.