Olvidarse de los problemas, dejar a un lado el estrés y, en definitiva, relajarse, es mucho más fácil dentro de una piscina con agua caliente. Tradición y placer se unen en varias ciudades europeas cuyos balnearios bien merecen una pausada visita.