El edificio de la Ópera de Harbin en China, considerado uno de los mejores diseños arquitectónicos recientes, se asemeja a una nave espacial alienígena que acabara de aterrizar.