Aunque la música en “streaming” ocupe gran parte del consumo y los “eBooks” sean un formato cada vez más común, existen formatos físicos que todavía prevalecen: las ventas de libros físicos y vinilos musicales están creciendo.