Cuando nace un bebé, una de las primeras cosas en las que nos fijamos es en el color de sus ojos. Sin embargo, algunos no tienen los ojos de ningún color pues carecen de iris. La aniridia es una enfermedad rara que produce fotofobia y se acompaña de distintas patologías oculares.