Se sabía que el ozono atmosférico puede ser destruido por sustancias químicas con cloro, flúor o bromo. Ahora se ha descubierto que también le afecta el yodo, cuyas emisiones desde el mar están aumentando con un efecto positivo o negativo, según la zona de la atmósfera donde actúe.