EFEGinebra

Un total de 485 refugiados e inmigrantes indocumentados han fallecido en las aguas del mar Mediterráneo en su intento de llegar a Europa desde el inicio del año y la mitad de las muertes se produjo en las costas libias, informó hoy la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

Desde comienzos de año hasta el 26 de febrero, 444 personas perdieron la vida en la ruta del Mediterráneo central que une Libia e Italia, 2 en la del Mediterráneo oriental y 39 en la occidental, la que afecta a España sobre todo.

En el mismo período, al menos 16.775 refugiados e inmigrantes sin papeles consiguieron atravesar el Mediterráneo y llegar a Europa, una cifra muy inferior a los 124.986 registrados en los primeros 57 días de 2016.

La OIM destaca en un comunicado el incremento del tráfico en la ruta del Mediterráneo central que une el norte de África e Italia, destino de más del 80 % de los refugiados e indocumentados que cruzaron el Mediterráneo.

Un total de 13.457 inmigrantes llegaron a Italia desde que empezó este año, número que supera en gran medida los 8.981 que lograron desembarcar en tierras italianas en enero y febrero de 2016.

En cuanto a víctimas mortales, la cifra de cadáveres encontrados en las aguas libias se eleva a 248, prácticamente la mitad del total de fallecimientos registrados en el Mediterráneo en lo que va de año.

En un solo día, el 22 de febrero, la OIM detectó la desaparición de 105 inmigrantes y refugiados.

Por otro lado, el tráfico entre Turquía y Grecia, uno de los más letales para los refugiados en el mismo periodo de 2016, ha cesado "prácticamente".

Este año la OIM ha registrado tan solo dos muertes en la ruta del Mediterráneo oriental, mientras que el año pasado 321 personas perdieron la vida mientras intentaban llegar a Europa por esa vía.