EFEMadrid

Cuarenta y nueve mujeres han sido asesinadas por sus parejas o exparejas en España entre el 1 de enero y el 22 de octubre de este año, una cifra superior a las 48 víctimas mortales de todo 2018, año en el que se registró la cifra más baja de crímenes machistas desde 2003, cuando empezó a elaborarse la estadística.

Los asesinatos en menos de 72 horas de una mujer de 40 años en La Zubia (Granada), de una joven de 25 años en Vic (Barcelona) y de una mujer de 44 años en Denia (Alicante), cuya naturaleza machista ha confirmado la Delegación del Gobierno para la Violencia de Género, elevan a 49 la cifra de estos crímenes cuando aún no ha terminado octubre y superan al total de asesinatos machistas de 2018.

Además, otros tres casos permanecen en investigación.

Desde 2003, 1.024 mujeres han sido asesinadas por sus parejas o exparejas y desde 2013, 30 menores han sido víctimas mortales de la violencia vicaria ejercida por sus padres o las parejas de sus madres y otros 267 han quedado huérfanos, 37 en lo que va de año.

Los últimos tres asesinatos, cometidos en menos de 72 horas, aumentan a 49 las víctimas mortales a fecha de 22 de octubre: el año pasado a estas alturas habían sido asesinadas 43 mujeres, lo que supone un incremento de casi el 14 %.

"Un dato negativo y preocupante", ha subrayado en una entrevista con Efe la fiscal de Sala Delegada contra la Violencia sobre la Mujer, Pilar Martín Nájera, quien sin embargo no atribuye este incremento a ninguna circunstancia extraordinaria concreta.

"No hay ninguna causa más que la violencia de género sigue enquistada en la sociedad y que el asesinato es la manifestación más grave y más cruda de esta violencia", ha aseverado Martín Nájera.

La fiscal ha explicado que en 2018 se alcanzó una "cota muy baja" de crímenes machistas: el año pasado, se registró la cifra más baja de asesinatos -48- desde que comenzaron a registrarse las estadísticas, un número "difícil de mantener".

"La violencia de género es una realidad. Frente a los números, las opiniones tienen menos valor", ha dicho sobre el discurso negacionista de determinados sectores políticos y sociales.

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, ha asegurado que el Ejecutivo no cejará en la lucha contra la violencia de género hasta que no se garantice la seguridad y la libertad de las mujeres.

"No pararemos hasta garantizar la seguridad y libertad de las mujeres", ha escrito en Twitter.

SIN DENUNCIA NO HAY RESPUESTA JUDICIAL POSIBLE

Helena, la última mujer asesinada por su expareja en Denia, había denunciado al agresor, que tenía una orden de alejamiento.

Solo en 11 de los 49 asesinatos cometidos en estos diez meses pesaba denuncia sobre el maltratador, el 22,4 %, un porcentaje inferior al 29,2 % registrado en 2018.

Martín Nájera no considera negativo este descenso, ya que supone que "se ha reducido el número de mujeres que han acudido a la justicia y a pesar de todo se las ha matado".

Ha incidido en que es necesario que las mujeres denuncien: "Si no, no las podemos proteger. (...) Si las personas no denuncian, no hay respuesta judicial posible".

La fiscal ha reconocido que la ausencia de estabilidad política está retrasando las reformas legislativas contempladas en el Pacto de Estado contra la Violencia de Género, pero la protección real de las víctimas no se ha visto afectada por dicho bloqueo.

"Ha mejorado mucho el sistema de predicción y valoración del riesgo policial, han aumentado el número de órdenes de protección que se conceden y el número de sentencias condenatorias (son casi el 70 %). (...) La respuesta judicial está siendo muy positiva, todo lo que está muy próximo a la protección y la credibilidad de la víctima ha mejorado", ha sostenido.

PASOS URGENTES CONTRA LA VIOLENCIA MACHISTA

Sin embargo, Martín Nájera ha hecho hincapié en que es necesario avanzar en la lucha contra este grave problema social y ha enunciado distintas medidas que deben adoptarse para ello.

"La principal vacuna es la educación, aunque es a largo plazo. (...) Y la publicidad sigue siendo sexista", ha lamentado.

Otros pasos que, a su juicio, deberían darse son reforzar el acompañamiento y el apoyo psicológico a las mujeres que denuncian "para hacer acompañadas ese camino que no es fácil" y dar más eco a las condenas para minar la percepción de impunidad de los maltratadores, ya que "se dictan muchísimas sentencias condenatorias con penas altísimas".

Y "una de las reformas más urgentes" que deben abordar las próximas Cortes es la modificación del artículo 416 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, que permite a la víctima acogerse al derecho a no declarar, con lo que los jueces se quedan sin contenido probatorio, lo que provoca el sobreseimiento de muchos casos.