EFEDénia (Alicante)

El ciudadano holandés de 59 años detenido por asesinar en Moraira (Alicante) el pasado fin de semana a su pareja, una mujer rumana de 36, ha ingresado en prisión provisional, comunicada y sin fianza tras ratificar ante la jueza la confesión que hizo a la Guardia Civil de los hechos.

Según ha explicado a los periodistas el abogado de la acusación particular que representa al hijo de 14 años de la fallecida y que también ejerce de portavoz de la familia, Alexander Rodenkirchen, el presunto asesino "ha colaborado en todo momento" en la declaración en el juzgado de violencia sobre la mujer número 1 de Dénia.

"Ha declarado y ratificado lo que dijo en su día", ha informado el abogado en referencia a la confesión de los hechos ante la Guardia Civil, aunque ha evitado ofrecer más detalles para no vulnerar el secreto de sumario.

En todo caso, ha asegurado que ha sido una declaración "dura y bastante desagradable", tras la cual la jueza ha decretado el ingreso en prisión provisional, comunicada y sin fianza por los hechos.

El cuerpo sin vida de la víctima, Alina M., que deja huérfano a un menor de 14 años, fue encontrado el pasado lunes sobre las 8 horas por operarios del servicio de limpieza cuando abrieron un contenedor.

En el interior descubrieron rastros de sangre, donde estaba la víctima degollada envuelta en una colcha y vestida con ropa de calle.

La mujer presentaba heridas defensivas en los antebrazos y 24 horas después se entregó el presunto autor, su pareja, que en el cuartel de la Guardia Civil confesó los hechos.

El detenido tiene antecedentes de violencia machista e, incluso, tuvo una orden de alejamiento hacia la víctima ya caducada debido a que la mujer no quiso ratificar la denuncia inicial contra el agresor.