EFEMadrid

"Abran los ojos y los oídos, hay muchos indicadores de que se produce violencia y para evitarla necesitamos que se nos escuche, en particular a los niños y niñas", es el grito de las madres que han perdido a un hijo como consecuencia de la violencia machista y que este 25N piden a las instituciones que no vuelvan a fallar.

Ángela González Carreño e Itziar Prats, son madres de tres niñas asesinadas por violencia vicaria -sus padres las mataron como forma de castigar a sus exmujeres- y simbolizan la violencia machista "más cruel y cobarde", en palabras de la delegada del Gobierno contra la violencia de género, Victoria Rosell.

Por eso, este 25 de noviembre, Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres, el Ministerio de Igualdad ha querido reconocer a todas las madres que han perdido a un hijo como consecuencia de la violencia machista.

Ángela e Itziar suponen "dos historias de resiliencia y de exigencia al Estado que no las protegió". "Es demasiado tarde para sus hijas, pero no para otros niños y niñas que a día de hoy conviven o tienen visitas de su agresor", ha señalado Rosell en el acto institucional del 25N.

"Abran los ojos y los oídos, hay muchos indicadores de que se produce violencia y para evitarla necesitamos que se nos escuche, en particular a los niños y niñas que son a los que menos se respeta", ha reclamado Prats en la entrega de reconocimientos.

Ella, cuyas hijas de 6 y 2 años fueron asesinadas en 2018 por su expareja en Castellón meses después de que ésta lo denunciara tras recibir amenazas, ha interpuesto dos reclamaciones ante el Ministerio de Justicia y de Interior que aún no han sido resueltas.

"Hasta cuándo el Gobierno y la administración nos van a seguir ignorando y perpetuando sus errores", ha lamentado.

Ángela González ha denunciado por su parte que siguen fallando las instituciones que tienen la obligación de proteger a los más vulnerables "nuestros hijos". "Las madres luchamos por estos derechos intentando transmitir la necesidad de que se les escuche", ha señalado.

Ellos -los niños- "viven entre dos mundos, el de la obligación aunque les suponga un horror enviándoles hacia un padre maltratador que les manipula, confunde, agrede y miente y les hace estar en un estado de ansiedad y terror constante, y el de su bienestar y paz en el que se encuentran protegidos, cuidados, queridos y en libertad, con su madre".

"Por cada hijo que nos asesinan hay dos víctimas, ha relatado González; una a la que le arrancan su corta y desprotegida vida y otra a la que van matando lentamente sufriendo la indignación de haber luchado contra todas las instituciones y vías legales por la protección de la vida de un hijo y haber pasado invisibles y ignoradas por todos ellos", ha denunciado.

La hija de González Carreño, de 7 años, fue asesinada por su exmarido -condenado por maltrato- durante un régimen de visitas sin supervisión y que había sido autorizado por un juez.

El Ministerio de Igualdad ha otorgado también un reconocimiento al pensamiento feminista en las figuras de Rosa Cobo, el de toda una vida de activismo para Justa Montero y el de compromiso vital por la igualdad para Carla Antonelli.

Carla Delgado Gómez (Carla Antonelli) ha agradecido el reconocimiento "para las últimas de la fila, para las mujeres de los márgenes y de los suelos pegajosos, para las que se curaron de los puñetazos y las que no vivieron para contarlo".

Ha denunciado el desprecio y el maltrato que sufren las mujeres por el mero hecho de serlo, y "el hedor del machismo y todas sus violencias". "Por eso me he alistado a cuantas luchas me ha sido posible, para hacerle frente y poner mis mejillas en la lucha más digna de todas, el feminismo incluyente donde cabemos todas".

La ministra de Igualdad, Irene Montero, ha clausurado el acto visiblemente emocionada y ha recordado a las mujeres asesinadas "con las que tenemos una deuda pendiente por no haber llegado a tiempo". "Sabemos que llegamos tarde, que seguimos llegando tarde y que las cifras son terribles en nuestro país", ha reconocido.

Ha lamentado que todavía hay mujeres que no confían en las instituciones, un reto pendiente que asume con el objetivo de que ninguna mujer se sienta sola.

El Gobierno ha homenajeado también a las operadoras del 016 por su destacable trabajo durante el estado de alarma; al director Andrés Lima, por su obra "Prostitución"; a la activista Pamela Palenciano, la periodista Cristina Fallarás, la periodista Ana Bernal, el trabajo de investigación de la Organización Internacional Women"s Link, la respuesta institucional del Instituto Canario de Igualdad y el Proyecto Ödos de Montilla (Córdoba).

Además, se ha celebrado un minuto de silencio a las puertas del Ministerio de Igualdad en homenaje a todas las víctimas de violencias machistas.