EFEMadrid

Doce siglos después del hallazgo de la tumba del apóstol Santiago en el lugar sobre el que se levantaría la catedral de Santiago de Compostela, epicentro de las rutas de peregrinación en Europa, un proyecto transfronterizo busca hacer estos caminos accesibles para las personas con discapacidad.

Jacob@ccess es un proyecto transfronterizo entre administraciones y entidades sociales de Francia y España que conecta municipios a lo largo del Camino de Santiago para hacer accesible a las personas con discapacidades físicas y mentales el patrimonio histórico y cultural de esta zona.

La iniciativa, que comenzó en 2016, se ha financiado con fondos del programa Interreg V-A España-Francia-Andorra (POCTEFA 2014-2020).

Su objetivo es reducir las desigualdades de acceso a la cultura y al patrimonio de los territorios atravesados por el Camino de Santiago para las personas con discapacidad mediante la creación de una red transfronteriza de infraestructuras accesibles.

De acuerdo con Juan Manuel Ramón Ipas, alcalde de Jaca, municipio que asumió la dirección del proyecto impulsado por las asociaciones Valentia, KOINE-AEQUALITAS y E.V.A.H.(Espace de Vie pour Adultes Handicapés), este proyecto viene a dar una respuesta a las “limitaciones que impiden a las personas con discapacidad disfrutar del Camino de Santiago en su totalidad”.

Ipas recuerda a Efe que no solo se trata de adaptar el camino a las personas con discapacidades físicas, sino que existen otro tipo de discapacidades, de tipo psíquico o sensorial, que también han sido tenidas en cuenta.

Iñaki Çaldumbide, director de E.V.A.H., entidad social que trabaja con la Comunidad de Aglomeración del País Vasco para impulsar el proyecto en territorio francés, dice que Jacob@ccess permitirá “a cada discapacidad entender a su nivel qué es el Camino de Santiago”.

INFRAESTRUCTURAS ACCESIBLES

Las nuevas infraestructuras accesibles incluyen tres centros de interpretación en Pamplona (Navarra), Jaca (Huesca) y Ostabat (Pirineos Atlánticos), y un albergue de peregrinos en Martillué (Huesca) con instalaciones y servicios totalmente adaptados.

Pese a que Ostabat tiene solo unos 200 habitantes, frente a los casi 200.000 de Pamplona y los 13.000 de Jaca, Çaldumbide afirma que la relevancia del pequeño pueblo francés está en que es el punto en el que “confluyen las tres rutas de Francia” que recorren el Camino de Santiago.

El alcalde de Jaca asegura que se han producido retrasos en la finalización del proyecto sobre todo por la parte francesa, debido principalmente a la reestructuración administrativa en la que se creó la entidad territorial Comunidad de Aglomeración del País Vasco.

Esta reorganización ha comportado “retrasos y cambios en la perspectiva”, afirma el alcalde, que, pese a esto, sostiene que la relación transfronteriza con Francia es “continua”.

Çaldumbide reconoce que, pese a que las cuestiones administrativas han podido ser complicadas en ocasiones debido al centralismo de Francia frente a la descentralización de España, “las relaciones humanas están al mismo nivel, siempre con el objetivo de que las personas con discapacidad puedan vivir plenamente en la sociedad”.

PIONERO EN LA INTEGRACIÓN EUROPEA

El Camino de Santiago desempeña desde la Edad Media un papel clave en el desarrollo de las diferentes culturas que integran la identidad europea, con unos rasgos labrados en un espacio común, cargado de memorias y surcado por una red de rutas jacobeas que sirve para la comunicación, el intercambio y el flujo de ideas.

Santiago de Compostela ha sido un foco al que han llegado peregrinos de toda Europa desde la época medieval, constituyendo un verdadero elemento vertebrador del continente y una “autovía del conocimiento” para la difusión de movimientos culturales y artísticos.

“El camino de Santiago ha conformado nuestra forma de ser”, destaca Ipas, que se remonta al siglo XI, cuando el rey Sancho Ramírez de Aragón y Pamplona instaló la capital de sus dominios en Jaca y pactó con el papado el trazado del camino, para explicar la influencia cultural de la ruta jacobea en la localidad aragonesa.

“Es vertebrador, es lo que ha hecho que la cultura llegue aquí”, concluye al recordar que antes el camino se hacía en dos sentidos, potenciando “la permeabilidad cultural”.

Por Lucas Tarancón