EFEEl Cairo

Amnistía Internacional (AI) denunció hoy que las mujeres que viven en campos de desplazados en Irak sufren coacciones y presiones para mantener relaciones sexuales a cambio de dinero, ayuda humanitaria o seguridad.

La ONG recabó denuncias de abusos sexuales en los ocho campos de desplazados que visitó su equipo de investigación, que elaboró el informe "Los condenados: mujeres y niños aislados, atrapados y explotados en Irak".

Cuatro mujeres contaron a AI que habían presenciado directamente alguna violación o habían oído en una tienda cercana los gritos de una mujer que estaba siendo violada por hombres armados, miembros de la administración del campo u otros residentes.

El colectivo más vulnerable en los campos, según el informe, son las mujeres y niños que son familiares o han tenido cualquier relación con el grupo terrorista Estado Islámico (EI).

Conforme a AI, los responsables de los campos están negando el alimento y la atención médica a estas personas simplemente por sus presuntos vínculos con el grupo yihadista.

"Quizá la guerra contra el Estado Islámico en Irak haya terminado, pero el sufrimiento de la población iraquí dista de haberlo hecho. A las mujeres, niños y niñas con presuntos vínculos con el Estado Islámico se les está castigando por delitos que no han cometido", afirmó la directora de Investigación de AI para Oriente Medio, Lynn Maalouf, en el comunicado.

El informe se basó en entrevistas con 92 mujeres en ocho campos para desplazados en las provincias de Nínive y Saladino, en el norte de Irak.

El equipo de investigación también entrevistó a 30 miembros del personal de ONG locales e internacionales, once miembros de las administraciones de los campos y nueve funcionarios y exfuncionarios de la ONU.

Cerca de 2,14 millones de iraquíes siguen desplazados de sus hogares, de los cuales alrededor de 613.000 residen en campamentos, según datos de la ONU.

El pasado diciembre el Gobierno iraquí anunció el final de la guerra contra el EI, que duró tres años, después de reconquistar los últimos territorios que controlaba el grupo terrorista.