EFEBerlín

El alcalde de Berlín, Michael Müller, llamó este sábado a combatir la homofobia, en su saludo al desfile del orgullo gay, y dijo que aunque la capitán alemana es una ciudad abierta y tolerante también es necesario hacer frente a casos de discriminación.

"Berlín es hoy la capital alemana del arcoíris, pero también aquí la homofobia es un problema y hay que hacer frente a ella", dijo.

Müller recordó que "en otras partes del mundo y también en algunos lugares de Europa" la situación de los miembros de la comunidad LGTB es más difícil que en Alemania.

"Por eso tenemos que pensar en todos aquellos que por su lucha contra la discriminación han sido perseguidos o encarcelados", dijo.

El desfile del orgullo gay se celebra este año en Berlín en formato reducido y con rigurosas medidas de higiene debido a la pandemia.

En lugar de los cerca de un millón de personas que suelen participar en el desfile, este año se calculan 35.000. Solo cinco camiones participaron en el desfile que, para reducir aglomeraciones, guardaron distancia entre ellos.

Sin embargo, hubo algunos incidentes debido a que habían quienes no llevaban mascarilla y hubo un momento en que la policía amenazó incluso con interrumpir el desfile.

Los organizadores han pedido no consumir alcohol durante el acto.