EFEBerlín

Alemania acordó este miércoles un tímido primer alivio de las restricciones decretadas por la pandemia, pese al estancamiento de la incidencia, el lento avance de la campaña de vacunación y las diferencias entre el Gobierno federal y los "Länder".

Tras una difícil negociación de más de nueve horas, la canciller Angela Merkel y los jefes de gobierno de los 16 estados federados cerraron cerca de la medianoche la hoja de ruta de la desescalada, con sucesivas relajaciones de las restricciones ligadas a cifras estables de incidencia, y con un "freno de emergencia" para congelar los avances si la pandemia se recrudece.

"Estamos en una nueva fase en la que podemos adentrarnos no sin precaución, pero con justificada esperanza", aseguró Merkel, que advirtió de las nuevas variantes más contagiosas y de las "dramáticas" terceras olas en algunos países europeos.

Aunque las restricciones se han prolongado hasta el 28 de marzo, a partir del próximo lunes podrán reabrir floristerías, ferreterías y librarías, entre otros, aunque con restricciones de aforo y medidas de seguridad, tras tres meses con la persiana echada.

Además, se podrán celebrar encuentros privados con hasta cinco personas de dos domicilios (sin contar a los menores de 14 años), cuando desde diciembre sólo era posible reuniones de miembros de un domicilio con un no conviviente.

Desde noviembre los únicos pasos hacia la normalidad habían sido la reapertura de los colegios tras dos meses de pausa a partir del 22 de febrero -aunque sólo han vuelto a las aulas los primeros cursos de primaria, en grupos reducidos y con horas limitadas-, y la de las peluquerías este lunes.

TESTS Y VACUNAS

"La primavera de 2021 será distinta a la del año anterior porque contamos con dos ayudas: las vacunas y los test", señaló la canciller, reconociendo que ambos elementos son clave en la desescalada.

Merkel anunció en este sentido que en breve se eliminará la recomendación de la vacuna de AstraZeneca sólo para personas entre 18 y 65 años, para que también pueda suministrarse a personas mayores, y que se permita la inmunización también en consultas médicas.

Según el Ministerio de Sanidad, hasta este martes 2,21 millones de personas (2,7 % de la población) había recibido las dos dosis de la vacuna y 4,39 millones al menos una (5,3 %).

Con respecto a los test, Merkel avanzó que a partir del lunes cada ciudadanos podrá disfrutar de un test rápido gratuito a la semana. Además se podrán comprar, a cinco euros la unidad, en supermercados, droguerías y farmacias.

La canciller y los líderes regionales acordaron otras tres fases más de la desescalada, que irán permitiendo una vuelta progresiva hacia la normalidad, aunque con distintos niveles de restricciones dependiendo de la incidencia local de la covid.

Tras los primeros comercios vendrían zoológicos y jardines botánicos, museos y galerías, e incluso las compras con cita previa; luego la restauración en exteriores, seguida de los cines y las salas de conciertos; posteriormente el resto de comercio minorista y los acontecimientos culturales al aire libre. El deporte seguiría un proceso gradual también de reapertura.

Durante todas estas etapas se mantendría el uso de mascarillas, las distancias de seguridad y otras medidas de protección.

Entre un paso y el siguiente, para evitar retrocesos, deberá esperarse al menos 14 días y que la incidencia acumulada mantenga una tendencia estable o incluso descendente.

Se ha acordado asimismo un "freno de emergencia" para detener e incluso revertir pasos del proceso de desescalada a nivel local si la incidencia acumulada a siete días se dispara y supera durante tres días consecutivos los 100 casos por cada 100.000 habitantes.

LA INCIDENCIA, ESTANCADA

Alemania comunicó este miércoles que en las últimas 24 horas registró 9.019 nuevos positivos y 418 muertes. El país acumula así 2.460.030 infecciones y 70.881 víctimas mortales. La incidencia acumulada en los últimos siete días se situó en los 64 casos por cada 100.000 habitantes.

Estas cifras -y las de ingresados en ucis- son mucho mejores que las sufridas en el pico de la segunda ola -entre finales de diciembre y principios de enero-, pero se han estancado, incluso subido levemente, en los últimos días.

Los expertos han advertido del riesgo de un repunte de los casos ligado a la extensión de la variante B.1.1.7 del Sars-CoV2, la detectada por primera vez en Reino Unido. El Instituto Robert Koch (RKI) de virología informó este miércoles que ya el 46 % de los últimos casos registrados en el país.