EFEBerlín

Alemania comunicó este sábado el registro de 9.557 nuevos casos y 300 muertes por coronavirus en las 24 horas previas, cifras ligeramente inferiores a las contabilizadas el sábado anterior.

El Instituto Robert Koch (RKI) de virología indicó asimismo al actualizar su tabla de datos de la pandemia que la incidencia acumulada en los últimos siete días en todo el país asciende a 65,6 casos por cada 100.000 habitantes, con lo que esta variable sigue estable.

En comparación, la incidencia acumulada ayer era de 65,4 y hace una semana, de 63,8.

En total, Alemania suma 2.492.079 personas infectadas, de las que unas 2.299.400 se han recuperado, y 71.804 muertos a causa del Sars-CoV2.

Alemania superó en enero el pico de la segunda ola y desde entonces ha logrado reducir de forma notable las principales variables de la pandemia, de positivos y muertes a ocupación en las ucis, gracias a fuertes restricciones a la vida pública y la actividad económica.

No obstante, la tendencia a la baja se detuvo hace dos semanas y desde entonces se está registrando cierto estancamiento, con algunos leves incrementos que los expertos relacionan con la propagación de las nuevas variantes más contagiosas.

Según el RKI, la variante del coronavirus detectada en Reino Unido supone ya el 46 % de los positivos analizados en Alemania. Las otras dos mutaciones consideradas de riesgo -las identificadas en Suráfrica y Brasil- tienen poca presencia en el país.

El Gobierno federal y los 16 estados federados decidieron el pasado miércoles, con estas cifras, la hoja de ruta de la desescalada.

Su primer paso visible tendrá lugar el próximo lunes, cuando puedan reabrir tras casi tres meses algunos comercios no esenciales como floristerías, librerías, ferreterías y centros cosméticos, entre otros.

La desescalada se inició con la reapertura de los colegios (a partir del 22 de febrero), aunque sólo para los cursos inferiores de primaria, de forma gradual y en grupos burbuja reducidos, y la simbólica apertura de las peluquerías el 1 de marzo.