EFECasablanca (Marruecos)

Ciudadanos españoles y residentes marroquíes en Europa embarcaron hoy desde Casablanca en el primer avión de repatriación fletado por la compañía española Iberia con destino a Madrid, después de que Marruecos cerrara el pasado lunes sus fronteras para evitar la propagación de ómicron.

Un Airbus 321 con capacidad para 217 pasajeros despegó del aeropuerto Mohamed V rumbo a la capital española, con sus asientos llenos de turistas españoles y de marroquíes a los que el cierre pilló de viaje en su país.

Llevaban esperando a hacerlo desde que el país magrebí anunció el pasado domingo y con solo 24 horas de antelación su blindaje durante dos semanas.

En los mostradores de embarque de Iberia de Casablanca, el alivio ha sido el sentimiento generalizado entre los pasajeros al conseguir la tarjeta que les llevaría al avión, tras sus múltiples intentos y gestiones parar lograr encontrar billetes, que critican por demasiado caros.

"Los precios no son adecuados a la situación. Son oportunistas. El precio mínimo de un billete de vuelta empezó en los 200 euros y ha habido hasta 500 euros", comentó a Efe el turista madrileño Diego Garnacho, que compró el vuelo de vuelta de Iberia después de que Ryanair cancelara el que tenía el pasado martes.

Acompañado con su hermano, Diego aterrizó hace una semana en Marruecos para visitar Marrakech. Tras el cierre, dice, no le importó mucho quedarse en el país magrebí a la espera de conseguir un vuelo de repatriación.

"Sabíamos que había riesgo, pero puedo teletrabajar, por eso no me ha afectado quedarme un par de días más, tengo conexión wifi, y el país no es excesivamente caro".

La misma tranquilidad la comparte Yaiza, turista leonesa que fue a Marruecos para visitar a su novio. El cierre, afirma, no perturbó sus planes porque llevaba su ordenador para teletrabajar.

Yaiza tenía un viaje de vuelta a Madrid con Rayanair que se canceló, por lo que tuvo que comprarse un nuevo billete con Iberia que le costó casi 200 euros.

En el avión de hoy había muchos turistas, pero también residentes marroquíes en España y en otros países europeos buscando volver a sus casas.

"Mi hijo tenía el vuelo de vuelta el pasado miércoles y se perdió un trabajo de interpretación en Berlín. Tras muchos intentos hemos logrado cambiar la fecha de vuelta para hoy", contó a Efe la madre de un emigrante marroquí en Alemania que de Madrid viajará a la capital alemana, donde reside.

Junto al vuelo de Iberia, hoy salía de Casablanca otro de repatriación de Air France con destino París. Con el país galo, Marruecos cerró frontera el domingo pasado, un día antes que con el resto, por lo que ya se han fletado varios vuelos especiales que han permitido salir a miles de franceses.

Al primer avión de la aerolínea española le seguirán otros seis hasta el día 12 de diciembre, todos ellos desde Casablanca, aunque otras compañías como la emiratí Air Arabia han programado medio centenar de salidas desde varias ciudades marroquíes que comenzaron ayer, cuando pudieron despegar de vuelta lo primeros españoles.

Además, la marroquí Royal Air Maroc (RAM) ha establecido conexiones especiales entre Casablanca y Madrid que comenzarán el sábado.

Numerosas aerolíneas, como la francesa Air France, la israelí El al o TUI han programado vuelos especiales de repatriación a diversos países europeos para los extranjeros varados en Marruecos, la mayoría turistas, pero también hombres de negocios y marroquíes residentes fuera.

Fátima Zohra Bouaziz