EFESevilla

Andalucía ha registrado en las últimas 24 horas 5.723 casos nuevos de covid-19 y 29 fallecimientos por esta enfermedad, lo que supone una disminución de 89 positivos respecto al día anterior, cuando se produjo el registro más alto desde el comienzo de la pandemia, con 6.812 casos.

Según los datos del Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía (IECA), el total de confirmados PDIA (Pruebas Diagnósticas de Infección Activa) asciende en la comunidad a 298.641 desde el inicio de la pandemia, mientras que el de fallecidos llega a 5.473 personas.

Según los datos de la Junta de Andalucía, la incidencia media de casos por cien mil habitantes en los últimos 14 días se sitúa en 405, aún por debajo de la media nacional, que está en 493, pero bastante por encima de los 360 de este miércoles.

Andalucía ha alcanzado este jueves los 1.791 ingresados por covid-19 en los centros de la región, 94 más en las últimas 24 horas, de los que 296 se encuentran en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI), doce más que el día anterior.

Así lo ha desvelado el consejero de la Presidencia y portavoz de la Junta, Elías Bendodo, en declaraciones a los periodistas durante un acto en Sevilla, donde ha añadido que la incidencia media de casos por cien mil habitantes en los últimos 14 días se sitúa en 405, aún por debajo de la media nacional, que está en 493, pero bastante por encima de los 360 de este miércoles.

Bendodo ha recordado que el pico de la pandemia en Andalucía se tocó el pasado 7 de noviembre, durante la segunda ola, cuando había 3.478 ingresados y 528 en las UCI.

El consejero ha mostrado la "preocupación" de la Junta por la evolución "explosiva" de esta tercera ola y ha confirmado que el próximo viernes se tomarán medidas que restrinjan la movilidad, puesto que "el virus se mueve con las personas".

Ha añadido que se trata de una oleada "más agresiva que la primera y segunda pero menos letal".

"Muere menos gente, no solo porque la cepa británica, que es la prevalente, es menos agresiva, sino también porque los profesionales sanitarios han aprendido toda la experiencia de la primera y segunda ola para paliar con más eficacia los efectos de la pandemia", ha concluido.