EFEMelilla/Madrid

Un hombre armado con un cuchillo apuntando a su cuerpo ha irrumpido a primera hora de la mañana en el puesto fronterizo de Beni-Enzar de Melilla al grito de "Alá es grande", y que ha sido reducido por ocho policías, uno de los cuales ha resultado herido de forma leve en una mano.

El incidente ha tenido lugar a las 7:35 horas, cuando el asaltante, un hombre de 29 años que podría ser de origen marroquí se acercó "en principio de forma normal" al control, según ha indicado la Delegación del Gobierno en la ciudad autónoma.

Una vez allí, ha sacado un arma blanca "de grandes dimensiones" y se ha encarado a un policía nacional que estaba prestando servicio, tras lo cual, el resto de agentes han reaccionado "de forma inmediata" y han logrado reducirlo.

Lo hicieron sin necesidad de esgrimir sus armas de fuego, gracias a que uno de ellos ha cogido una de las barreras de plástico triangulares de gran tamaño que se utilizan para controlar el paso de vehículos y, por la espalda, se la ha tirado a la cabeza, provocando su caída.

En ese momento, los ocho policías se han lanzado sobre él. Todo apunta a que ha sido en ese momento cuando uno de ellos ha resultado herido de levedad en la mano.

Fuentes policiales han indicado a Efe que la Policía impidió hace unos días al detenido entrar en Melilla por este paso fronterizo al protagonizar un incidente similar al de hoy, aunque no iba armado.

El delegado del Gobierno, Abdelmalik El Barkani, ha informado en una rueda de prensa que en estos momentos se está analizando si el asaltante tiene antecedentes.

Aunque el asaltante ha gritado en árabe "Alá es grande", El Barkani ha optado por mantener la prudencia y ha reiterado varias veces que por ahora "no confirman ni desmienten" si se trata de un acto terrorista "hasta que no culmine la investigación y el estudio de los acontecimientos".

Tampoco que, como apuntan otras hipótesis, a que la motivación del detenido esté relacionada con las protestas de los últimos meses en la zona del Rif.

El Barkani ha aprovechado para felicitar a los policías que han intervenido "de forma inmediata" y han conseguido con su "profesionalidad" que la situación en la frontera estuviera "más que controlada" en cuestión de "pocos minutos".

"Es algo importantísimo que hay que recalcar", ha continuado, tras señalar que los agentes que han actuado son miembros de la Unidad de Intervención Policial (UIP) que son destinados a Melilla cada dos o tres semanas para prestar "un servicio de apoyo en los pasos fronterizos", fundamentalmente el de Beni-Enzar.

El incidente ha obligado a cerrar durante un tiempo el paso fronterizo de Beni-Enzar hasta que se ha resuelto el problema, según ha indicado El Barkani, que ha precisado que si hay que adoptar medidas en la frontera tras lo ocurrido "estará en función de lo que digan los profesionales" y en función de la investigación.

Otra de las hipótesis es que el asaltante tenga vinculación con las protestas que se han venido realizando durante los últimos meses en la zona del Rif, que se iniciaron el pasado mes de octubre cuando un vendedor de pescado, Mohcin Fikri, de 31 años, murió aplastado dentro de un camión de basura después de que la policía le confiscara la mercancía.