EFEHo Chi Minh (Vietnam)

Al menos 36 personas han muerto en Vietnam y 16 en la vecina Camboya como consecuencia de las fuertes lluvias que en los últimos días han provocado inundaciones y desprendimientos de tierra en ambos países, donde se siguen registrando fuertes precipitaciones.

El Centro Nacional para la Prevención de Desastres de Vietnam indicó este miércoles que 30 personas perdieron al vida engullidas por las riadas, tres murieron ahogadas en accidentes de navegación y otras tres perecieron electrocutadas mientras reparaban sus casas, dañadas por los temporales.

Además están desaparecidas otras doce personas: ocho de ellas fueron arrastradas por las inundaciones y las otras cuatro naufragaron en sus embarcaciones y todavía no han sido localizados.

Las estadísticas oficiales no incluyen la desaparición de 17 trabajadores de la construcción que, según el portal VNExpress y otros medios estatales, fueron sepultados por un alud de tierra en la provincia de Thua Tien-Hue, ni la de 13 de sus rescatadores, enterrados por otro desprendimiento cuando iban en su busca.

Las autoridades han enviado nuevos equipos de rescate a la zona, pero por el momento el acceso resulta imposible debido a las inundaciones y al riesgo de nuevas avalanchas de tierra.

El temporal de lluvia que comenzó en el centro de Vietnam hace una semana ha inundado más de 135.000 viviendas, ha arruinado las cosechas de más de 6.000 hectáreas de cultivos y ha provocado la muerte de 332.500 aves de corral y cabezas de ganado.

En la vecina Camboya, donde los aguaceros provocaron inundaciones desde el 1 de octubre en nueve provincias y en la capital, al menos 16 personas han perecido, 1.200 familias han sido evacuadas y han resultado dañadas 25.000 casas y 84.000 hectáreas de cultivos, según la prensa local.

La situación en ambos países puede empeorar en los próximos días ante la inminente llegada del tifón Nangka, que afectará sobre todo en la zona más septentrional de Vietnam y la previsión de otra tormenta que al final de esta semana puede golpear el centro de Vietnam y buena parte de Camboya.