EFESídney (Australia)

El Gobierno australiano anunció hoy una partida de 19,4 millones AUD (13,7 millones USD o 12 millones EUR) en los próximos cuatro años para favorecer el empleo de inmigrantes cualificados en el interior del país y ciudades intermedias.

"Los empleadores regionales y los inmigrantes cualificados que quieran vivir y trabajar en áreas regionales tendrán acceso a la tramitación prioritaria de sus visados", dijo el ministro de Inmigración, David Coleman, en un comunicado.

La iniciativa persigue contrarrestar el crecimiento de ciudades como Sídney y Melbourne, que han superado los pronósticos de expansión demográfica en un cien por ciento en la última década, y atender la necesidad de poblar y desarrollar el resto del país.

Los inmigrantes representan el 60 por ciento del crecimiento en las principales ciudades en los últimos diez años, y en 2017 un 87 por ciento de los 111.000 inmigrantes cualificados que llegaron al país se establecieron en Sídney y Melbourne.

Australia dispone de visados diseñados para atraer a extranjeros al interior, pero los datos gubernamentales indican que uno de cada diez se muda a la ciudad en los siguientes 18 meses de su llegada.

En 2016-17, 4.766 inmigrantes cualificados llegaron a las llamadas áreas regionales pero la mitad de ellos lo hicieron en Perth, la mayor ciudad del oeste del país, por lo que esta fue eliminada de la lista de destinos regionales que aun incluye las ciudades de Darwin, Adelaida, Canberra y Hobart.

La cuota anual de aceptación de inmigrantes de Australia es de 190.000 personas, aunque en años recientes rondó los 165.000 por demoras en las tramitaciones, entre otros motivos.