EFEGinebra

El número de periodistas asesinados en lo que va de año ha descendido a casi la mitad con respecto a las cifras de hace 12 meses, pero la situación en países como México sigue siendo muy grave, señaló hoy la ONG Campaña Emblema de Prensa (PEC),

En su informe con ocasión del Día Mundial de la Libertad de Prensa, que se celebra mañana viernes, PEC contabiliza 20 asesinatos de periodistas entre el 1 de enero y el 30 de abril, frente a los 46 del mismo periodo de 2018, lo que supone la cifra más baja desde 2006.

La disminución de la intensidad de los conflictos en Siria e Irak, unida a la continua movilización de gobiernos y sociedad civil han contribuido según la ONG a una disminución que da "razones para la esperanza si continúa este año", señaló su secretario general, Blaise Lempen, en un comunicado.

Sin embargo, PEC alerta que se mantiene una situación "totalmente inaceptable" en México y Afganistán, que han concentrado la mitad de las víctimas de los cuatro primeros meses del año (seis en territorio mexicano y cuatro en el afgano).

En el caso mexicano, las víctimas fueron Rafael Murúa (asesinado el 20 de enero), Jesús Ramos, Reynaldo López y Samir Flores (que perdieron la vida en febrero), Santiago Barroso y Omar Iván Camacho (muertos en marzo).

"Se deben tomar medidas más firmes en los dos países para fortalecer la protección de los periodistas y luchar contra la impunidad", subrayó el comunicado, en el que también se denunció asesinatos a reporteros en Ghana, Honduras, India, Irak, Reino Unido (Irlanda del Norte), Kenia, Libia, Filipinas, Pakistán y Yemen.

La víctima hondureña fue Leonardo Gabriel Hernández, de Valle TV, asesinado el 17 de marzo en la ciudad de Nacaome, donde mantenía un programa televisivo de debate político en el que había destacado como voz crítica de las autoridades locales y había sido amenazado de muerte en varias ocasiones.

Por otra parte, PEC también alertó hoy de que si bien han descendido los homicidios contra la profesión informativa "se utilizan otros métodos para neutralizar a los periodistas".