EFESantander

El científico Mariano Barbacid asegura que la investigación del cáncer "avanza todos los días", pero los resultados solo se pueden comunicar "de cuando en cuando", porque son asuntos tan específicos que, incluso para los investigadores, son "a veces difíciles de digerir (...) Es una carrera de fondo", añade.

Barbacid, bioquímico del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), ha hecho estas declaraciones antes de inaugurar, con una intervención en inglés, un encuentro de expertos internacionales en cáncer, que abordarán este jueves y mañana, viernes, en Santander los avances sobre el oncogen RAS.

Este simposio, bajo el título "La superfamilia RAS y rutas relacionadas en salud y enfermedad", está organizado por Mariano Barbacid, el director del Instituto de Biomedicina y Biotecnología de Cantabria, Piero Crespo, y el responsable del Centro de Investigación del Cáncer de Salamanca, Eugenio Santos.

"Es una reunión más de las que se suele hacer todos los años, centrada en este tema, para poder algún día hacer un avance significativo que proporcione terapias eficaces a los pacientes que tengan esta mutación", ha dicho Barbacid.

Pese a ser uno de los primeros oncogenes descubiertos, Barbacid ha lamentado que todavía no haya ningún fármaco "selectivo", lo que obliga a que el paciente con una mutación de RAS todavía reciba la quimioterapia "de toda la vida".

Este oncogen está presente en el 25 por ciento de los tumores humanos, incluidos algunos de los más agresivos como el cáncer de páncreas, de pulmón o de colon y Barbacid recuerda que en Estados Unidos se detectan más de 300.000 casos todos los años y mueren más de 120.000 personas debido a este tipo de tumores.

"Es muy complicado teniendo en cuenta que el cáncer son nuestros propios genes", ha dicho el científico.

Y, aunque hasta ahora no se ha conseguido bloquear el cáncer sin bloquear al tejido normal y las funciones fisiológicas, Barbacid, quien dirigió el CNIO desde su puesta en marcha en 2001 hasta el 2011, ha defendido que no ha sido "ni por falta de interés ni por falta de esfuerzo", sino porque es "un problema muy complejo".

"Es un problema médico importante que la ciencia tiene que resolver", ha enfatizado el bioquímico, quien ha añadido que hay "cantidad de intereses", tanto por parte de los investigadores como por la industria farmacéutica.

Además, ha señalado que ya hay fármacos con 300 mutaciones de RAS, pero que se encuentran en fases iniciales, por lo que todavía no se tienen resultados que puedan ser de interés.