EFEBruselas

Las autoridades sanitarias belgas decidieron este miércoles administrar la segunda dosis de la vacuna de AstraZeneca ocho semanas después de la primera, en vez de tener que esperar a las doce actuales.

Es un intervalo que se sitúa justo a la mitad entre el mínimo de cuatro y el máximo de doce semanas que recomienda la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) para el fármaco de AstraZeneca y su objetivo permitirá acelerar la campaña de vacunación en Bélgica.

Para tomar esta decisión, además, la Conferencia Interministerial de Sanidad Pública se ha basado en estudios recientes que demuestran que acortar el plazo no reduce la protección frente a los casos graves de Covid-19 y mantenerlo en las doce semanas actuales solo ofrece una protección "ligeramente mayor" contra los contagios leves.

No obstante, la decisión afectará solo a quienes reciban a partir de ahora la primera dosis, mientras que a los que ya hayan recibido un primer pinchazo se les mantendrá el margen de las doce semanas.

Teniendo en cuenta todas las vacunas autorizadas actualmente por la EMA -Pfizer-BioNTech, Moderna, AstraZeneca y Janssen-, Bélgica ha administrado ya la primera dosis a 3,7 millones de personas, para una población de 11,4 millones.

La incidencia acumulada en 14 días siguió disminuyendo hoy en Bélgica, situándose en los 365,3 casos por cada 100.000 habitantes.

Aun así, los contagios subieron este miércoles ligeramente un 2 % respecto a la semana anterior, con una media de 3.029 casos diarios en los últimos siete días.