EFEBruselas

Los gobiernos federal y regionales belgas se reúnen este viernes por tercera semana consecutiva para aplicar nuevas restricciones a fin de intentar frenar el aumento de contagios de COVID, con los colegios y el sector de la restauración en el punto de mira.

Con el primer ministro, Alexander de Croo, a la cabeza, la reunión del llamado Comité de Concertación va a analizar el deterioro de la situación epidemiológica en el país y decidir qué medidas adoptar sobre la base de la recomendación de los expertos, que abogan por cerrar las clases de primaria durante 10 días o pasar a la enseñanza a distancia.

Los expertos, que también recomiendan usar las mascarillas a partir de los 6 años, proponen pasar a la "educación híbrida" en la educación secundaria y volver al llamado "código naranja" (con un 20 % de ocupación, entre otras cosas) en las universidades.

Los expertos también abogan por otras medidas, como adelantar el horario de cierre de los establecimientos de restauración a las 20.00 horas, en vez de a las 23.00 como ahora, cancelar las reuniones de más de 200 personas y reducir aún más el contacto social.

Se recomienda una burbuja de contactos en el ámbito privado de hasta cinco personas.

"Todos tendremos que tomar medidas. No podemos seguir teniendo tabúes. El virus es imprevisible, cambia de cara", advirtió De Croo la víspera durante una intervención parlamentaria.

En la últimas citas, el Gobierno y las regiones acordaron imponer el teletrabajo obligatorio cuatro días por semana, cerrar las discotecas, obligar a los bares y restaurantes a limitar a seis el número de clientes por mesa o cerrar algunas tiendas nocturnas.

Esta reunión se está celebrando con una incidencia acumulada de 2.106 puntos y 821 de las 2.000 camas de cuidados intensivos disponibles ocupadas por enfermos de COVID, según los datos facilitados hoy por el Instituto de Salud Pública Sciensano.

Todos los indicadores siguen aumentando, salvo un ligero descenso en la tasa de reproducción del virus, aunque sigue en umbrales que indican que la pandemia continúa acelerándose.

Así, en la última semana ha habido una media cada día de 17.862 nuevas infecciones (+6 %), 318 ingresos hospitalarios (+4 %) y 44 fallecidos (+23 %).

En lo que va de pandemia, desde marzo de 2020, en Bélgica se han diagnosticado 1,8 millones de contagios para una población de 11,4 millones de habitantes y 27.120 muertos.

En cuanto a la nueva variante ómicron, Bélgica tiene registrados cuatro casos hasta la fecha.