Brasil superó este jueves las 144.00 muertes y los 4,84 millones de contagios por la COVID-19 pese a que el número diario de fallecimientos cayó hoy a los 728 tras haber superado el miércoles el millar por primera vez en 15 días.

Según el boletín divulgado este jueves por el Ministerio de Salud, Brasil registró en las últimas 24 horas 728 muertes por coronavirus y 36.157 casos, lo que elevó el total de fallecimientos a 144.680 y el de contagios a 4.847.092 desde que la enfermedad fue detectada por primera vez en el país, el 12 de febrero.

Las cifras confirman a Brasil, con sus 210 millones de habitantes, como uno de los epicentros globales de la pandemia y como el segundo país con más víctimas, por detrás de Estados Unidos, y el tercero con más casos, superado por Estados Unidos e India.

Pero el número de muertes diarias, que había saltado desde 863 el martes hasta 1.030 el miércoles, con lo que superó el millar tras quince días por debajo de ese listón, cayó este jueves a 728 y volvió a ubicarse cercana al promedio de los últimos 14 días.

El promedio de muertes en los últimos 14 días se ubicó este jueves por debajo de los 700, el menor desde mediados de mayo y que contrastó con la media de 734 de hace exactamente una semana, de 737 de hace dos semanas y de 776 de hace tres semanas.

Según el último boletín, pese a que el 3 % de los 4,84 millones de casos resultaron en muerte, 4.180.376 pacientes se recuperaron y ya fueron dados de alta, lo que representa el 86,9 % del total, y otros 489.640 siguen en tratamiento bajo cuidados médicos (10,1 %).

De acuerdo con los datos, Sao Paulo, el estado más poblado de Brasil, con 46 millones de habitantes, se mantiene como el más afectado por la pandemia, con el mayor número de muertes (35.804) y con un número de contagios (991.725) próximo al millón.

Si fuera un país, Sao Paulo sería el quinto con más casos de la enfermedad, tan sólo superado por Estados Unidos, India, Brasil y Rusia, y por delante de Colombia (829.679), Perú (814.829) y España (778.607), según los datos de la Universidad Johns Hopkins.

El segundo estado más afectado por la COVID-19 en Brasil es Río de Janeiro, que le sigue a Sao Paulo en número de muertos, con 18.567 fallecidos, y es cuarto en cuanto a los contagios (266.235), por detrás de Sao Paulo, Bahía (312.050) y Minas Gerais (298.607).

RÍO DE JANEIRO PROSIGUE DESESCALADA PESE A AVANCE DE LA COVID

Pese a esas cifras y a que la pandemia continúa fuera de control, la alcaldía de Río de Janeiro prosiguió con su precipitado proceso de desescalada y autorizó este jueves la realización de eventos públicos en lugares cerrados, como espectáculos y matrimonios.

La liberación de nuevas actividades fue anunciada en el mismo día en que las salas de cine de la Cidade Maravilhosa volvieron a abrir sus puertas y en que las escuelas privadas, que ya habían recibido autorización de la Alcaldía para funcionar, recibieron el aval de la Justicia para hacerlo.

Entre las medidas de flexibilización de actividades en la nueva fase del proceso de desescalada también se incluyó la presentación de grupos de música al vivo en bares y restaurantes.

Igualmente fueron liberados eventos de entretenimiento y diversión, espectáculos culturales, circos, matrimonios, aniversarios, cócteles, lanzamientos literarios, ceremonias diplomáticas y graduaciones, aunque en todas estas actividades los organizadores sólo podrán contar con la tercera parte de la capacidad de los espacios usados.

La ciudad de Río es una de las que más ha flexibilizado las medidas de distanciamiento social y desde junio y julio autorizó el funcionamiento de restaurantes, bares, gimnasios, tiendas en la calle, centros comerciales, salones de belleza, iglesias y parques, entre otras actividades.

Igualmente fue la primera ciudad de Brasil en reabrir sus lugares turísticos y la primera en toda Sudamérica en retomar su campeonato profesional de fútbol, aunque con estadios sin público.

REGULADOR ACELERA PROCESO PARA AUTORIZAR VACUNA

Con las cifras creciendo día a día y el presidente Jair Bolsonaro entre los líderes más escépticos sobre la gravedad de la pandemia, Brasil confía en la rápida aprobación de una de las vacunas que se vienen experimentando para volver a la normalidad.

La Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa, regulador) anunció que, para agilizar los procesos, inició este jueves los primeros análisis de los resultados que han obtenido hasta ahora la empresa AstraZeneca y la Universidad de Oxford en la búsqueda de una vacuna contra la COVID-19.

Según el organismo estatal, la intención es acelerar el trámite para la eventual aprobación de la vacuna, en caso de que las fases de pruebas que se realizan con humanos en Brasil y en otros países comprueben la eficacia y seguridad de la fórmula contra la COVID-19.

La intención es adelantar algunas de las etapas que se deben cumplir hasta llegar a la plena certificación de una vacuna.

Brasil ha sido elegido para experimentar varias de las vacunas en desarrollo en el mundo debido a la alta circulación del virus, su vasta experiencia en programas de vacunación masiva y la gran diversidad genética de su población, entre otros factores.