EFEBarcelona

El temporal de viento y lluvia que afecta Cataluña se ha cebado en Barcelona especialmente con el frente marítimo de la ciudad, y los costes para restablecer la normalidad en esta zona serán elevados, según ha dicho el teniente de alcalde de Seguridad y Prevención, Albert Batlle.

El concejal del Ayuntamiento de Barcelona así lo ha asegurado tras la reunión de coordinación para hacer balance y seguimiento del plan de emergencias por lluvia y vientos en Barcelona celebrada este miércoles.

Batlle ha explicado que este episodio extraordinario de viento y lluvia está remitiendo y que hasta que finalice no se podrá hacer balance de los daños que ha causado, sobretodo en frente marítimo y en el arbolado.

Las playas, especialmente la de la Barceloneta, han perdido su arena, el dique del Port Forum se ha roto, hay importantes daños en el mobiliario urbano y material acumulado e incluso ha caído la escultura David y Goliat, en la Vila Olímpica.

El teniente de alcalde ha explicado que siguen activados los planes de emergencia por viento, y los parques y playas de la ciudad se mantienen cerrados, y ha reiterado las recomendaciones para que se eviten desplazamientos innecesarios y de retiren de las viviendas los elementos que puedan caer.

Albert Batlle ha asegurado que hay que felicitarse por el funcionamiento de la ciudad y por la capacidad de hacer frente a esta emergencia y ha agradecido el trabajo los servicios públicos municipales y de la Generalitat.

"No tenemos ningún servicio especialmente afectados, solo una línea de bus (la 118, en los barrios de montaña). El metro funciona normalmente, lo mismo que la actividad escolar", ha destacado Batlle, que ha puntualizado no obstante que hoy no abrirán las tres escuelas que cerraron ayer.

Sobre la atención a las personas sin hogar, Batlle ha explicado que en el equipamiento de 130 plazas que ayer abrió el ayuntamiento para ampliar la oferta de alojamiento han pasado la noche 65 personas, mientras que el otro que funciona de forma habitual ha estado lleno, con 90 personas.

Los Bomberos de Barcelona han hecho 573 servicios relacionados con el episodio de viento y lluvia desde su inicio, la mayoría derivados de los efectos del viento en claraboyas y árboles, pero también pequeños desprendimientos de tierra en el ámbito del parque de Collserola.

El jefe de bomberos, Sebastià Massagué, ha puesto énfasis en que "el episodio está remitiendo, pero no podemos bajar la guardia", y por eso se mantendrán cerrados al público tanto la fachada litoral como los parques de la ciudad.

El intendente mayor de la Guardia Urbana, Pedro Velázquez, ha explicado que la policía local de la ciudad ha atendido 2.100 incidencias, "todas leves y relacionados con elementos de movilidad", ha asegurado, como charcos y caídas de arboles, elementos publicitarios y planchas en la vía pública y están todas solucionadas.

En concreto, 45 de estos incidentes se han dado en vías principales de la ciudad, como la Gran Via o la Diagonal.

El concejal de Emergencia Climática y Transición Ecológica, Eloi Badia, ha manifestado por su parte la esperanza de que los diques hayan retenido gran parte de la arena de las playas y sea posible su retorno.

Badia ha considerado que han de pasar unas horas para poder empezar las labores para que las playas vuelvan a la normalidad, y ha recordado que el volumen de arena ha de garantizarlo el Estado, mientras que el mobiliario es competencia del Área Metropolitana de Barcelona y el mantenimiento de las playas del ayuntamiento.