EFEMadrid

El hallazgo del cadáver del holandés de 66 años que estaba desaparecido desde el domingo en Dolores (Alicante) eleva a siete el número de víctimas mortales que se ha cobrado ya la DANA (depresión aislada en niveles altos), que además ha causado importantes daños materiales que están empezando a evaluarse.

Según fuentes de la investigación, el hombre ha sido encontrado a las 12.40 horas junto al Canal de la Reina del término municipal de San Fulgencio, en Alicante, por un voluntario de Protección Civil, que ha dado aviso al dispositivo de búsqueda del holandés, compuesto por buzos y un helicóptero de la Guardia Civil.

Esta es la séptima víctima mortal del actual episodio de gota fría, tres de ellas en la Comunidad Valenciana.

Mientras prosiguen las labores de limpieza y los vecinos se afanan en recuperar la normalidad, el Consorcio de Compensación de Seguros (CCS) ha hecho cuentas y ya ha anunciado que pagará al menos 190 millones de euros en indemnizaciones por los siniestros causados por la gota fría.

Son cálculos preliminares basados en informes de urgencia realizados por un equipo de peritos del Consorcio tras reconocer las zonas afectadas, una labor que se vio dificultada debido a que las lluvias y los desbordamientos continuaron durante el pasado fin de semana y algunas zonas no estaban aún accesibles.

La entidad estima que, en conjunto, el número de solicitudes de indemnización de asegurados afectados que deberá gestionar estará en torno a 30.000, con un montante total de 192 millones de euros, de los que 92 corresponderían a la Comunidad Valenciana, 82 a Murcia, 12 a Andalucía, 4,5 a Madrid, 1 a Castilla-La Mancha y 250.000 euros a Baleares.

También los trabajadores que son evacuados durante la jornada laboral o no acuden a trabajar por una causa de fuerza mayor ante una alerta meteorológica establecida en tiempo y forma, como ha ocurrido con la DANA, deberán percibir su remuneración como un día ordinario, tal y como han informado fuentes sindicales.

Ante la "urgente situación" provocada por la DANA, en palabras del ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación en funciones, Luis Planas, el Gobierno aprobará el viernes las primeras medidas para paliar los daños.

Como el Ejecutivo está en funciones, su margen de maniobra es menor, pero aun así, según Planas, ya se ha pensado en medidas fiscales y en ayudas extraordinarias.

Los gobiernos regionales, por su parte, ya se han puesto manos a la obra, y el de Andalucía, por ejemplo, ha aprobado este martes un paquete de ayudas de emergencia dotado con 75 millones de euros, que se pagarán con fondos propios y fondos europeos.

Además, la Junta pedirá la declaración como zona gravemente afectada de los municipios que han sufrido el temporal, según su presidente, Juanma Moreno, que ha reclamado al Gobierno central un esfuerzo similar.

Por su parte, el Gobierno regional de Madrid ha aprobado una partida extraordinaria de 3 millones de euros para sufragar las obras y reparaciones más urgentes en los municipios afectados por las inundaciones, entre ellos Arganda del Rey, Villar del Olmo y Nuevo Baztán, en el sureste de la región.

Además, la Comunidad de Madrid solicitará al Gobierno de la nación la declaración de zona catastrófica con el objetivo de evaluar de forma conjunta el daño sufrido y proceder a las pertinentes ayudas estatales.

Y se sigue trabajando para volver a la normalidad. Hoy, la Confederación Hidrográfica del Segura (CHS) ha autorizado la rotura del dique central de la desembocadura del río en Guardamar (Alicante) para facilitar el desagüe al mar de las zonas inundadas de la comarca.

Las consecuencias del paso de la DANA se siguen notando en las casas. Así, los 20.000 vecinos de Almoradí (Alicante), una de las poblaciones de la Vega Baja más afectadas por la gota fría, siguen sin agua potable en sus casas cinco días después del episodio de lluvias.

También se sigue notando la solidaridad de los vecinos, hasta el punto de que el Ayuntamiento de Elche ha pedido a sus ciudadanos que no se aporten más ayudas a las poblaciones de la Vega Baja afectadas por la gota fría, porque están ya "suficientemente abastecidas" y los locales de DYA están "repletos" de todo tipo de productos.

El agua ha hecho estragos incluso en los medios empleados para achicarla. Los bomberos de la Vega Baja han perdido 15 de sus 27 camiones por problemas mecánicos debido al barro y al agua y a los vuelcos en sus operaciones de rescate.