EFEMadrid

Su objetivo era Naoufal Fassih, uno de los líderes del crimen organizado en Holanda, pero erró el tiro y mató a un conocido DJ de ese país. Cinco años después, los agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil le han detenido en San Pedro de Alcántara (Málaga) y un juez le ha enviado a prisión.

Se trata de Noureddine H., un fugitivo que en octubre de 2016 quiso ajustar cuentas con Naoufal Fassih, alias Nofell, en una aparcamiento de Ámsterdam, pero se equivocó de hombre y tiroteó al vehículo del DJ de la capital holandesa Djordy Latumahina.

El DJ murió, su novia resultó gravemente herida y su hija de dos años salió ilesa. La familia vivía en los mismos apartamentos que el líder de la organización criminal al que querían quitar la vida.

De la Operación 13Mortel, llevada a cabo en coordinación con la policía holandesa, ha dado cuenta este domingo la Dirección General de la Guardia Civil en un comunicado en el que recuerda que Noureddine H., de 40 años, estaba reclamado por las autoridades de su país mediante una Orden Europea de Detención y Entrega en vigor por ordenar la muerte del cabecilla de una banda rival.

Por esos hechos fueron detenidas en Holanda siete personas y condenadas a más de 30 años de prisión, aunque el autor intelectual continuaba en paradero desconocido hasta que fue descubierto en España, donde, según han indicado a Efe fuentes cercanas a la investigación, ha estado escondido varios meses.

Y es que además del homicidio del DJ, las autoridades holandesas le acusan de volver a planificar el asesinato de Nofell en Berlín en junio del pasado año.

Nofell, que en la actualidad se encuentra en prisión por multitud de delitos y que escapó milagrosamente de ese nuevo intento de asesinato, está considerado por las autoridades holandesas como uno de los principales líderes del crimen organizado en Holanda de los últimos tiempos.

Se le vincula con el conocido Clan de los Kinahan de la mafia irlandesa, cuyos miembros intentaron liberarle mediante el uso de explosivos cuando era trasladado a un tribunal.

ESCONDIDO EN MÁLAGA: SOLO SALÍA PARA IR AL GIMNASIO

Noureddine H, eligió la provincia de Málaga para esconderse. Su presencia en España fue alertada por la Politie holandesa a finales de febrero de este año.

Desde entonces, los investigadores de la UCO y los holandeses han trabajado en estrecha colaboración e, incluso, los agentes de la Politie han llegado a desplazarse a España para colaborar con la Guardia Civil en las pesquisas.

Gracias a esa colaboración se constató que miembros de la familia del fugitivo se habían desplazado a España recientemente y se alojaban en diversos inmuebles que poseían en la provincia de Málaga, por lo que la UCO les sometió a una intensa vigilancia durante semanas sin éxito.

Pero los agentes se percataron de que esas personas adoptaban importantes medidas de seguridad en sus desplazamientos, lo que afianzaba la hipótesis de que protegían el huido.

Según han explicado a Efe las fuentes consultadas, Noureddine apenas salía de la vivienda y cuando lo hacía era para ir al gimnasio o reunirse con algún cabecilla de clanes criminales europeos, desplazamientos que hacía con escolta propia.

Además, su mujer realizaba labores de contravigilancia. Los agentes comprobaron que ésta pedía en muchas ocasiones un taxi, se subía en él y daba varias vueltas por los alrededores de la vivienda. Cuando creía que no había nadie, avisaba a su marido para que montara en el vehículo.

Fue en esa vivienda donde los investigadores pusieron el foco. Una casa que disponía de un sistema de seguridad ajeno al propio circuito cerrado de televisión de la urbanización y donde por fin fue visto por primera vez el huido cuando abandonaba el domicilio entre grandes medidas de seguridad.

De esta manera, el pasado 23 de mayo los agentes observaron que el sospechoso volvía a abandonar su lugar de residencia y, ante la peligrosidad del fugitivo mismo y de las contravigilancias de las que disponía, se alertó al Grupo de Acción Rápida (GAR) de la Guardia Civil para proceder a su detención.

La operación ha sido llevada a cabo por el Equipo de Huidos de la Justicia de la UCO, apoyado por la policía holandesa, el GAR y otras unidades de la Comandancia de Málaga.

Noureddine fue puesto a disposición del Juzgado Central de Instrucción número 2 de la Audiencia Nacional, cuyo titular decretó el ingreso en prisión a la espera de ser extraditado a Holanda.

Sagrario Ortega