EFEMadrid

El tiempo soleado predominará los próximos días en España con temperaturas altas y estables y algunas tormentas vespertinas y localizadas, que darán paso el domingo a una inestabilidad generalizada, con chubascos tormentosos y granizo que aliviarán el intenso calor.

Según ha informado Rubén del Campo, portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), la bajada de temperaturas del domingo será solo una tregua breve, pues a partir del próximo lunes y martes los termómetros volverán subir de nuevo por encima de los 32 o 34 grados en el centro y sur peninsular, valle del Ebro e interior de las regiones mediterráneas, mientas que seguirán las tormentas en el norte y en el centro.

El miércoles 3 de junio llegará una borrasca por el Atlántico que, además del norte, podría extender las precipitaciones al suroeste peninsular y desplazaría el calor hacia el área mediterránea, Valle del Ebro y Baleares, lo que provocará una caída de las temperaturas por debajo de los 30 grados en el oeste peninsular, mientras que en Canarias podría llover con cierta intensidad la semana que viene.

Entretanto, el tiempo soleado y estable será la característica de la segunda mitad de esta semana de mayo en toda España, con temperaturas altas y algunas tormentas por la tarde.

En la jornada de hoy jueves predominarán los cielos poco nubosos en la mayor parte del país, pero a partir de mediodía crecerán nubes de evolución diurna que darán lugar a chubascos tormentosos en el interior de Galicia, Asturias y León, que localmente podrán ser fuertes e ir acompañados de granizo.

También habrá tormentas en el entorno de los Pirineos, mientras que en la zona del Estrecho habrá temporal de levante con rachas que podrían superar los 80 kilómetros/hora y viento fuerte de la misma dirección en el resto de litoral mediterráneo andaluz.

Hoy además suben las temperaturas notablemente en el extremo norte y se pueden superar los 30 grados en el interior de Galicia, zonas costeras de esta comunidad y en las comunidades cantábricas, mientras que en el valle del Guadalquivir de nuevo se superarán los 34 grados y en Canarias seguirá haciendo calor en las medianías del sur.

Para mañana viernes no se esperan grandes cambios, si bien existe alguna posibilidad de tormentas vespertinas que afectarán a mas zonas y que de nuevo pueden provocar chubascos en el interior de Galicia, Asturias, Meseta norte y en general en zonas de montaña del norte, centro y este peninsular.

En el Estrecho seguirá soplando el levante fuerte, aunque la tendencia es que vaya amainando, mientras que las temperaturas bajaran en el Cantábrico y Canarias, donde se volverá a valores normales para esta época del año, pero subirán en la mitad oriental peninsular y se superarán los 32 grados en la meseta norte, Valle del Ebro e interior de Galicia y de la comunidad Valenciana. En el valle del Guadalquivir se rebasarán los 36 grados.

El sábado será una jornada similar a la del viernes, con chubascos tormentosos por la tarde en el noroeste peninsular y en el entorno de los Pirineos, sin descartar en otras zonas del centro, norte y este peninsular. Las temperaturas no experimentarán grandes cambios o quizá serán algo mas altas en el centro, donde en Madrid podrían superarse los 32 grados.

El domingo aumentará la inestabilidad y se extenderán los chubascos tormentosos a mas zonas de la península, también probablemente con mayor intensidad sobre todo en el norte y centro, donde pueden ir acompañadas de granizo.

Tampoco se descarta que llueva en el sureste de Andalucía y en el entorno del Sistema Ibérico, así como una bajada de temperaturas en la vertiente atlántica, especialmente en el Valle del Guadalquivir, que supondrá un alivio pasajero después de días de calor intenso.