EFESanta Cruz de Tenerife

El Parlamento de Canarias ha aprobado este miércoles por unanimidad la Ley de igualdad social y no discriminación por razón de identidad de género, expresión de género y características sexuales, que establece la libre autodeterminacion de la identidad y la expresión de género.

Para acreditar la identidad de género bastará con que la persona interesada manifieste expresamente su identificación como mujer, hombre o persona no binaria, sin necesidad de informes psicológicos o médicos, según establece la nueva legislación canaria, que fija un régimen de sanciones administrativas por discriminación que pueden llegar a 45.000 euros en casos muy graves de agresión o acoso.

Esta iniciativa fue promovida como proposición de ley por todos los partidos de la Cámara (PSOE, CC-PNC, PP, Nueva Canarias, Sí Podemos, Agrupación Socialista Gomera y Ciudadanos) a instancia de los colectivos LGTBI+ y, aunque en el trámite parlamentario el grupo Popular había optado por la abstención, finalmente se ha sumado al consenso.

Sobre la falta de acuerdo en el Gobierno de coalición del PSOE y Unidas Podemos que ha impedido la aprobación de una ley similar en el ámbito nacional, la diputada del PP Luz Reverón ha hecho mención a "la falta de consenso político y social", pero ese consenso "en Canarias sí se ha hecho, así que debemos felicitarnos por haber estado a la altura de nuestra sociedad", al tiempo que ha anunciado su respaldo final a la ley, una decisión acogida con aplausos por el resto de la Cámara.

Las alusiones a la ley trans nacional fueron recurrentes: Jesús Alexander Machín, de CC, pidió a PSOE y PP que no sigan frustrando esa normativa en el Congreso, y Vidina Espino, de Ciudadanos, emplazó a PSOE y Podemos "que aprendan a nivel nacional el gran avance que se da en Canarias".

La ley canaria protege el derecho de las personas trans e intersexuales a recibir una atención integral y adecuada a sus necesidades médicas, psicológicas, jurídicas, sociales, laborales o culturales por parte de la Comunidad Autónoma.

De esta manera, en Canarias "ninguna persona será objeto de requerimiento alguno" de pruebas, tratamientos o estudios psiquiátricos ni psicológicos "para hacer uso de su derecho a la identidad o expresión de género" ni para "acceder a los servicios o a la documentación acorde a su identidad o expresión de género sentida".

En el caso de las personas trans e intersexuales menores de edad tienen derecho a recibir de la Comunidad Autónoma protección y atención para promover el desarrollo integral de su personalidad y a recibir la atención sanitaria, educativa y social acorde a su identidad o expresión de género.

Las personas trans e intersexuales menores de edad "tienen derecho a ser oídas y a expresar su opinión en atención a su madurez y desarrollo a cualquier edad, siempre si superan los doce años de edad, y su consentimiento deberá ser recabado de manera clara e inequívoca si superan los dieciséis años de edad en relación a toda medida que se les aplique".

El diputado del PSOE Omar López González destacó que esta ley llega tarde porque "no regala nada", sino que devuelve unos derechos que "como sociedad hemos robado a muchas personas" señaladas como diferentes, pero que ante todo "son personas con sueños, humilladas, heridas, personas socialmente anuladas y sin derechos que han exigido ser escuchadas".

Jesús Alexander Machín, del Grupo Nacionalista Canario, subrayó que "cuando las personas nos ponemos por encima de las ideologías todo es muy fácil.

Luz Reverón, diputada del PP, dijo que con esta ley las personas "estamos legislando para un modelo de sociedad, no para un colectivo" y para que las personas trans "puedan ser quienes son sin pedir permiso", aunque subrayó que esta norma no aborda una de las principales demandas, como es la inscripción en el Registro Civil, una competencia exclusiva del Estado.

La diputada de Nueva Canarias Carmen Hernández destacó que Canarias siempre ha sido pionera en derechos civiles y afirmó que las conquistas de derechos y de libertades "solo van en contra de quienes quieren imponer su visión a los demás".

María del Río, representante de Sí Podemos Canarias, reconoció el "inmenso trabajo" de los colectivos para impulsar esta norma, un texto de consenso que recoge "lo común", la igualdad de derechos y la plena ciudadanía" después de años de sufrimiento, discriminación, exclusión y penalización.

La diputada de ASG Melodie Mendoza definió esta Ley como "la ley del respeto" y destacó que se trata de una norma "despatologizante" de la identidad de género.

La portavoz de Ciudadanos Vidina Espino defendió que cada persona es libre para definirse y sentirse como quiera y eso se materializa en esta Ley, que es fruto de la lucha y el trabajo de los colectivos integrados en la Coordinador LGTBI, que permiten avanzar en derecho y en libertad.