EFESantander

Cantabria ha superado los 700 fallecidos con covid desde que comenzó la pandemia tras sumar siete muertos más, aunque el resto de indicadores mejora con la incidencia acumulada a catorce días que se sitúa por debajo de los 4.000 casos y un descenso de contagios y hospitalizados.

Los fallecidos son cinco hombres, de entre 64 y 98 años, dos de ellos sin vacunar, y dos mujeres de 70 y 90 años, ambas vacunadas, según los datos cerrados por la Consejería de Sanidad en la noche de ayer, viernes.

Uno de los hombres, falleció el pasado 27 de enero, aunque no estaba contabilizado, mientras que otro ha muerte ya este sábado, pero se le ha sumado a los fallecimientos de ayer, que elevan la cifra a 704 desde el inicio de la pandemia de la covid-19.

Este viernes, Cantabria ha notificado 1.525 nuevos contagios, casi un centenar menos que el día anterior.

Los pacientes ingresados en los hospitales cántabros han pasado de 200 a 190, de los cuales 19 están en cuidados intensivos, tres menos.

La capacidad de los hospitales está al 11,6 por ciento y la ocupación de la UCI al 13,5 por ciento.

La incidencia acumulada a catorce días se sitúa en 3.955, tras bajar un centenar casos, y a siete días sigue descendiendo hasta 1.876.

La positividad de las pruebas también baja ocho décimas hasta el 44,7 por ciento.