EFERoma

El caos en la gestión de la campaña de vacunación en la región de Lombardía (norte), motor económico de Italia y la que más ha sufrido los efectos la pandemia en un país con más de 100.000 muertos por coronavirus, ha llevado hoy lunes a las autoridades locales a intervenir la empresa encargada.

El presidente de la región, Attilio Fontana, ha despedido a todo el equipo directivo de la agencia Aria y ha dejado al frente solo a un responsable, después de que este fin de semana en la ciudad de Cremona no acudiera casi nadie a vacunarse, mientras que en el municipio de Crema se produjeran aglomeraciones al presentarse más personas de las previstas, según los medios italianos.

Además, en los últimos días también se han visto vacíos los centros de Monza o Como, pues las personas que tenían que vacunarse no habían sido avisadas, y médicos y voluntarios se vieron obligados en muchos casos a llamar a los inscritos en las listas para que acudieran de inmediato a centros que en ocasiones se encontraban a decenas de kilómetros de su domicilio.

La gestión de Fontana, miembro de la ultraderechista Liga, ha sido duramente criticada por la oposición y los consejeros regionales del Partido Demócrata (PD, centroizquierda) y el Movimiento 5 Estrellas (M5S) han cargado tanto contra la agencia Aria, cuya contratación ha costado más de 20 millones de euros, como contra el Gobierno regional.

"¿Cuándo Fontana y su consejo señalarán a los verdaderos responsables de esta desastrosa y fallida gestión, o más bien a ellos mismos? Es inadmisible este enésimo intento de ocultar la responsabilidad a la opinión pública, que ahora tiene claro quiénes son los verdaderos culpables del caos de las vacunas", dijo el líder del M5S en el Consejo Regional, Massimo De Rosa.

Italia ha suministrado por el momento 7,8 millones de dosis y más de 2,4 millones de personas están inmunizadas.

Lombardía ha inoculado el 78,3 % de las dosis recibidas, mientras que otras regiones como Lacio, cuya capital es Roma, ha suministrado el 84,3 %. La región que va más avanzada es Campania, (sur), que ha inoculado el 86,7 %.

De media Italia ha puesto 175.000 inyecciones diarias, pero el responsable de gestionar la emergencia de coronavirus en el país, el militar Francesco Paolo Figliuolo, se ha fijado como objetivo incrementar el ritmo hasta las 500.000 dosis diarias para tener al 80 % de la población vacunada para septiembre.