EFEMadrid

Entreculturas ha alertado de que tras año y medio de pandemia la crisis educativa que ha traído consigo el cierre de las escuelas ha acentuado aún más las disparidades existentes y está generando graves consecuencias: casi 143 millones de niños no han regresado aún al colegio desde marzo de 2020.

Con motivo de la vuelta al cole, la ONG presenta este jueves la campaña "No podemos pasar página" para recordar que la COVID-19 ha escrito una "página negra" en la educación que será muy difícil de superar ya que en la actualidad casi la mitad de los alumnos del mundo siguen afectados por el cierre total o parcial de las aulas.

A fecha 10 de septiembre, al menos hay 19 países que mantienen el cierre total de las escuelas y una treintena están con cierres paciales, lo que afecta a 142.943.743 de estudiantes, el 8,2 % del total del alumnado matriculado, ha detallado en la presentación la responsable de incidencia de Entreculturas, Lucía Rodríguez.

Por su parte, el director ejecutivo de la ONG, Ramón Almansa, ha advertido de que "estamos ante una crisis educativa sin precedentes" y ha considerado urgente tomar decisiones sobre la financiación de la educación, la reapertura de escuelas y las estrategias de enseñanza necesarias para recuperar el aprendizaje perdido.

Los efectos a corto y largo plazo son más graves para los estudiantes más vulnerables, que han tenido que dejar la escuela para ponerse a trabajar o no han podido continuar sus estudios por falta de una conexión a internet o de electricidad.

Así, once millones de niñas corren el riesgo de no volver a las escuelas, que se suman a los 130 millones que no acudían antes de la pandemia, ha remarcado Almansa, que ha hecho hincapié en que por primera vez en veinte años, el trabajo infantil ha crecido y se concentra en niños de entre 5 y 11 años.

"Ante esto nos revelamos y no podemos pasar página", ha enfatizado el director de la ONG, que ha lamentado además que como consecuencia de la pandemia el aprendizaje se ha reducido y limitado a contenidos básicos.

Para enfrentarse a esta crisis educativa, Entreculturas cree que los esfuerzos deben dirigirse especialmente a recuperar a quienes a día de hoy no asisten a ningún centro educativo y aboga por que la apertura vaya acompañada de la garantía de las oportunidades de aprendizaje de calidad.

Apuesta además por desarrollar planes de recuperación del aprendizaje con estrategias eficaces y financiación suficiente para su implementación como la realización de tutorías en pequeños grupos de refuerzo y apoyo.

"Este es el momento de instaurar prácticas y políticas que ya eran necesarias hace décadas. Sin embargo, muy pocos países han dado pasos hasta la fecha. Si no se toman medidas urgentes, los atrasos en el aprendizaje a corto plazo afectarán al estudiantado de por vida", vaticina la ONG.