EFEBarcelona

El Departamento de Salud ha contabilizado 1.320 brotes de covid-19 desde finales de junio pasado en Cataluña, alguno de ellos con 5.000 personas infectadas de golpe, según ha informado este miércoles el conseller Josep Maria Argimon.

El titular de Salud ha dado a conocer estos datos durante su intervención ante la Comisión de Salud del Parlament de Cataluña, donde ha admitido que la situación de la pandemia es "complicada" y que el pico de ingresos de enfermos covid en las UCI de los hospitales no llegará hasta la próxima semana.

Salud espera que el pico se alcanzará entre los días 3 y 4 de agosto próximos, con unas 700 personas en las UCI, cuando a día de hoy son 549 los ingresados en esas áreas hospitalarias, según datos del departamento.

Argimon ha dicho que los datos de los brotes hacen ver la rapidez de la extensión de la variante delta de la covid en Cataluña en unas pocas semanas, así como "el cambio de percepción de la pandemia" entre la población.

Ante esta situación, el conseller espera que las 450.000 vacunas de Pfizer y Moderna que se recibirán en agosto ayuden a reducir el número de nuevos contagios, a pesar de que no se contará con la vacuna de Janssen, "que iba muy bien para ciertos colectivos", ha indicado, como las personas sin hogar.

Respecto a las residencias de ancianos, Argimon ha dicho que "investigar es necesario" para saber qué sucedió durante la primera ola de la covid-19 en Cataluña, cuando fallecieron miles de ancianos sin apenas atención médica, pero que lo que hay que mejorar en el fondo es el sistema de atención a las personas mayores, ha argumentado.

También se ha comprometido a abordar la covid persistente en unidades multidisciplinares creadas al efecto, para evitar que los pacientes, muchos de ellos mujeres y sanitarias, tengan que pasar de un especialista a otro sin que ninguno tenga una idea de conjunto de cómo atenderlas.