EFEBarcelona

Cataluña afronta este primer fin de semana de desescalada con llamadas a la prudencia por parte del Govern, que constata que la Rt (velocidad de transmisión del virus) se mantiene estática en el 0,77 desde hace días, sin descender como se esperaba.

Los indicadores epidémicos mejoran pero en las últimas 24 horas se han sumado 1.652 nuevos contagios de covid-19 y se ha informado de 79 muertes por la enfermedad.

El virus sigue activo y habrá que ver la próxima semana cómo se comportan los datos de personas infectadas y hospitalizadas, especialmente en las unidades de cuidados intensivos, para continuar con el plan de desescalada previsto en cuatro fases de quince días cada una.

Las llamadas a la prudencia de los ciudadanos, incluso con alertas y menciones a los fallecimientos por parte de los consellers de Salud e Interior y amenazas a posibles vueltas atrás en la desescalada, han sido reiteradas en los dos últimos días.

Según el grupo de investigación en Biología Computacional y Sistemas Complejos del Departamento de Física de la Universidad Politécnica de Cataluña (UPC), Cataluña ha tenido los últimos catorce días más de 35.700 casos activos de covid, sólo superada por Andalucía, con unos 46.600.

Las recomendaciones para la Navidad no se han hecho públicas aún en Cataluña por parte del Govern, que tiene un grupo de trabajo que valora las diferentes opciones estos días, según ha dicho hoy la consellera de Salud, Alba Vergés.

No se sabe tampoco si los niños contarán como una persona adulta a la hora de permitir un número determinado de comensales alrededor de las mesas navideñas y hoy el vicepresident del Govern, Pere Aragonés, ha asegurado que este tema en concreto "se acabará de definir en los próximos días" y que "se trabaja con criterios de sentido común".

"Hasta que no esté decidida esta cuestión, y otras de forma definitiva, no se avanzará nada, sino, sería marear a la gente", ha apuntado Aragonés, que tiene presente el malestar interno que generaron en el Govern las diversas filtraciones sobre la reapertura de bares y restaurantes antes de que se aprobara oficialmente.

Mientras se conocen estos y otros detalles, como si se abrirán o no las pistas de esquí, que mucha gente espera saber para poder organizar las fiestas navideñas en este año atípico, se van desvelando otros aspectos más esperanzadores sobre las vacunas.

Vergés ha anunciado hoy que Cataluña prevé administrar en torno a 900.000 dosis de vacunas durante el primer trimestre del próximo año, que servirán para inmunizar a 450.000 personas frente a la covid-19.

Este número de dosis es bastante más elevado del que comunicó el pasado lunes el secretario de Salud Pública, Josep Maria Argimon, quien dijo que serían 175.000 los catalanes que recibirían unas 350.000 dosis (dos cada uno) de la vacuna de la compañía Pfizer.

Vergés ha indicado que, primero, se administrará a las personas que viven en residencias geriátricas, a los trabajadores de las mismas y a los profesionales sanitarios, y después a otros colectivos, a través de los centros de atención primaria, en una línea similar a la establecida por el Ministerio de Sanidad, que ha dividido a la población en 15 grupos para recibir la vacuna, según se ha conocido hoy.

Este viernes se ha dado informado de que sólo un 8 % (86 casos) de los 1.081 menores de 18 años con COVID-19 confirmado entre el 1 de julio y el 31 de octubre en Cataluña transmitieron la infección causada por el SARS-CoV-2 dentro de su núcleo familiar, según un estudio del Hospital Vall d'Hebron, elaborado con la ayuda de un centenar de pediatras de atención primaria.

Según el estudio, que confirma que los menores de edad son poco transmisores del coronavirus, en 783 de los 1.081 casos pediátricos -de 0 a 18 años- diagnosticados de COVID-19 con una PCR positiva que se han investigado, además de 3.515 contactos familiares, se identificó a un adulto de la familia como caso índice, con diagnóstico de infección por SARS-CoV-2 anterior al del menor.

La investigación también ha confirmado que el 47 % de los niños infectados de COVID son asintomáticos.