EFEMadrid

María Capellán, recién elegida presidenta de Ceapa, cree que la inflación complicará la vida de las familias a la hora de comprar los libros de texto y resto de material escolar en el nuevo curso, que confía será el de la vuelta a la normalidad total después de tres años académicos marcados por la covid.

Pese a que las más de 12.000 asociaciones de padres y madres de alumnado que representa son contrarias al uso del libro de texto ya que "estamos en el siglo XXI y se puede eliminar este gasto", Capellán reivindica que sean lo "más asequibles posibles" y que haya un número suficiente de bancos de libros en los centros educativos.

El curso 2022-2023 será especialmente oneroso para las familias debido a la escalada de la inflación por encima del 10% y a que "sí o sí" habrá que cambiar los textos debido a la implantación de los nuevos currículos de la última ley educativa (Lomloe) en los años impares de todas las etapas de enseñanza no universitaria.

Concurre además la circunstancia de que "la mayoría" de los centros aún no han informado a las familias de los libros que deben adquirir a consecuencia de los retrasos en la publicación de los reales decretos de enseñanzas mínimas por parte del Ministerio de Educación y de las normativas autonómicas que los deben completar.

"Para las familias será muy complicado" adquirir el material escolar, subraya Capellán, que forma parte del movimiento voluntario de madres y padres desde el año 2004 y que hasta ahora ocupaba el puesto de presidenta en la federación territorial de Valladolid.

En este contexto, censura la decisión del Gobierno madrileño de conceder becas a familias con una renta superior a los 100.000 euros anuales. "Comprendo que todo el mundo tenga acceso libre a los bancos de libros, pero si ganas esa cantidad, te puedes permitir perfectamente" todos los gastos.

Ese dinero, continua, se puede utilizar para cosas más necesarias; debemos usar los recursos en quienes realmente los necesite. Tiene que haber prioridades".

Por otro lado, cree que el próximo curso será el de la vuelta a la normalidad y el fin de algunas de las recomendaciones vigentes a nivel sanitario, entre ellas el mantenimiento de las distancias de seguridad.

También desea que esto signifique "recuperar el espacio para las familias en los centros, a las que prácticamente echaron por culpa de la pandemia, ya que las salas adjudicadas a las ampas se usaban como salas covid de aislamiento".

De hecho, "durante este curso aún no nos han dejado entrar o participar en actividades y nos gustaría recuperar espacios y esa relación con los centros. Muy poquitos han reabierto sus puertas".

Tras insistir en la mejora del cuidado de la salud mental de profesores y alumnos, la nueva presidenta de Ceapa reclama "una conciliación real", ya que en los últimos años de pandemia también se ha restringido el acceso a los comedores escolares y a las extraescolares.

Advierte al respecto que a consecuencia de que un menor número de niños podían asistir a determinadas actividades extraescolares "lógicamente" se han incrementado los precios.

La nueva presidenta de la Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnado (CEAPA) pide prestar también mayor atención al bienestar psicológico de profesores y alumnos -sobre todo adolescentes-; soluciones efectivas para seguir rebajando el fracaso escolar; que no se utilice la educación como arma en el campo y que no se produzcan retrocesos en cuestiones de igualdad e inclusión.

Por último, incide en la importancia de que los escolares tengan acceso a una alimentación saludable -"no depender de los mercantilismos de las grandes empresas de alimentación y catering que llevan muchos comederos", y fomentar los caminos y entornos escolares seguros para que los alumnos puedan desplazarse a pie a su centro y no sufran los efectos de la contaminación.