EFEMadrid

La ministra de Educación y Formación Profesional, Isabel Celaá, ha dicho este jueves que la libertad de los padres para elegir un centro de enseñanza no es "emanación estricta de la libertad reconocida en el artículo 27 de la Constitución", lo que ha provocado reacciones de la Iglesia y del PP.

Lo ha dicho durante la inauguración del XV Congreso Escuelas Católicas (representan el 15 % del total del sistema y el 58 % de la enseñanza privada-concertada) que se celebra hasta el sábado en Madrid, y en el que se dan cita más de 2.000 directores, profesores y titulares de centros educativos católicos.

El secretario general de la Conferencia Episcopal Española (CEE), Luis Argüello, ha respondido deseando que sea "un lapsus". "De no ser así -ha dicho-, supondría un giro en la política educativa de extraordinaria gravedad para el derecho de los padres y la libertad de enseñanza en una sociedad tan plural que precisa unas bases educativas comunes y un desarrollo conforme a las convicciones de las familias y su iniciativa social".

Desde el PP, Pablo Casado, ha reclamado al presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, que diga si comparte esa afirmación. "Sánchez debe aclarar si está de acuerdo con Celaá y si éste es el modelo del nuevo gobierno de izquierda radical. Hablan de libertad, pero la cercenan cuando no se ajusta a su ideología".

La coordinadora popular de los temas educativos en el Parlamento, Sandra Moneo, ha señalado a Efe que las declaraciones de la ministra parecen responder al acuerdo con Podemos.

Según ha expuesto la ministra de Educación en funciones, "de ninguna manera puede decirse que el derecho de los padres y madres a escoger una enseñanza religiosa o a elegir centro educativo podrían ser parte de la libertad de enseñanza", recogida en la Constitución, palabras que han provocado murmullos de protesta en el congreso de las escuelas católicas.

Celaá ha continuado defendiendo que la elección de centro "formarán parte del haz de derechos que puedan tener los padres y madres en las condiciones legales que se determinen".

La ministra ha explicado asimismo que "la libertad de enseñanza ha sido representativa de aquellas posiciones que postulaban una defensa activa de los centros educativos en manos privadas frente a la posición de los poderes públicos como sujetos educativos".

"Que esta expresión haya significado usualmente esto en la historia de nuestro país no implica que su utilización por la Constitución española responda a las premisas históricas descritas", ha añadido Celaá, que ha recordado una sentencia del Tribunal Constitucional de 1981 al respecto.

"No quiere decir que no haya libertad, quiere decir que no está dentro del artículo 27", ha enfatizado.

Horas después el Ministerio de Educación ha emitido un comunicado en el que precisa que "la posición expresada por la ministra es exactamente la que está establecida por la ya antigua Sentencia del Tribunal Constitucional de 13 de febrero de 1981 en el recurso de inconstitucionalidad contra la Ley Orgánica del Estatuto de Centros Escolares".

"En ningún momento el TC indica que forme parte de la libertad educativa el derecho a elegir centro", prosigue el ministerio, que añade: "Es más, en el Fundamento Jurídico 8, el propio Tribunal establece que 'el derecho de los padres a decidir la formación religiosa y moral que sus hijos han de recibir, consagrado por el art. 27.3 de la Constitución, es distinto del derecho a elegir centro docente'.

Y explica que "sostener que existe un derecho constitucional absoluto a la elección de centro significaría el absurdo de que los centros sostenidos con fondos públicos, pero también los privados, deberían admitir a todos los solicitantes de plaza en ellos, así multipliquen la capacidad organizativa del centro".

El artículo 27 de la Constitución dice en su punto 1: "Todos tienen el derecho a la educación. Se reconoce la libertad de enseñanza".

Y su punto 3 señala: "Los poderes públicos garantizan el derecho que asiste a los padres para que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones".

La ministra ha reconocido que el modelo de conciertos tiene una "larga vigencia", es "casi inédito en Europa", y ha permitido "estabilizar proporciones de estudiantes atendidas por las redes pública y concertada".

Está matriculado en el sistema público el 67,2 % del alumnado en 1992 y el mismo porcentaje en el curso que se acaba de terminar, ha añadido Celaá.

Por su lado, la portavoz adjunta del PP y coordinadora de los temas educativos en el Parlamento, Sandra Moneo, ha señalado a Efe que las declaraciones de la ministra parecen responder al acuerdo con Podemos.

Escuelas Católicas es la marca de la Federación Española de Religiosos de la Enseñanza-Titulares de Centros Católicos (FERE-CECA) y de Educación y Gestión (EyG) y asegura que en 2.000 centros (la mayoría con algún nivel concertado) se educan 1.204.179 alumnos y hay 101.260 trabajadores, de los que 82.554 son docentes.