EFEBilbao

La ministra de Educación y portavoz del Gobierno, Isabel Celaá, ha propuesto hoy a todos los partidos políticos alcanzar un "pacto" sobre el gasto en educación y en ciencia para mantener su crecimiento "al margen de recortes, de coyunturas económicas o alternancias políticas".

En una intervención en el "Fórum Europa", la ministra también ha anunciado que el proyecto de ley de educación que derogará la Lomce actualmente en vigor, se aprobará en el Consejo de Ministros "en días", aunque no ha detallado en qué fecha.

Sobre su propuesta de acuerdo educativo, Celaá ha destacado que el "auténtico" pacto educativo consiste en "blindar la inversión en becas, educación, ciencia y universidad para converger con la media europea" y con el objetivo de que el gasto público educativo alcance el 5 % del PIB antes de 2025.

Como ejemplo de la necesidad de dicho pacto, ha recordado que desde el inicio de la crisis económica se han "desinvertido" 20.000 millones de euros en ciencia (-40 %), las patentes han caído en un 60 % y el 9 % de los científicos se han visto obligados a marcharse al extranjero, lo que ha supuesto un "retroceso que aleja a España de la UE y la lastra".

Además del citado pacto, el "punto de inflexión" para "reconstruir lo perdido", según ha resaltado Celaá, son los presupuestos generales del Estado para 2019 porque "garantizan" la continuidad de los recursos para la investigación y el conocimiento, potencian el talento y contienen la dotación más alta de los historia de la democracia para becas y ayudas al estudio (1.620 millones de euros).

Respecto al proyecto de ley educativa ha afirmado que "se ha enriquecido" con numerosas aportaciones de equipos de diez comunidades autónomas, consejos escolares y otros organismos, y derogará la Lomce, aprobada por el anterior gobierno del PP, que ha desandado un camino de avance y agravado los problemas "con más repetidores, más abandono escolar y más desigualdad de oportunidades educativas".

"Ahora avalamos un cambio de tendencia con una política de conocimiento inclusivo, sin dejar a nadie atrás", según ha dicho, y que busca reducir la tasa de fracaso escolar y elevar el nivel formativo general, además de presentar un enfoque transversal de igualdad de género y tener en cuenta el cambio digital.

El anteproyecto también establece un título único al final de la ESO, válido tanto para acceder a la universidad como a la Formación Profesional (FP), y avanza en la inclusión de niños con necesidades especiales en los centros escolares ordinarios, sin que desaparezcan los centros específicos para quienes los necesiten.

En relación a la medida planteada por el Ministerio de Trabajo para que los becarios en prácticas académicas externas y no laborales coticen a la Seguridad Social, Celaá ha reconocido que "no cuenta con mucho apoyo en las comunidades autónomas" y ha confiado en buscar "una situación satisfactoria para todos", que podría ser a través de bonificaciones a empresas.

Ha recordado que esta iniciativa está todavía "sujeta a su tramitación como ley y a enmiendas y desarrollo reglamentario".

En su discurso, Celaá se ha referido también al Plan Estratégico de FP del Gobierno, cuya prioridad es solucionar el "desequilibrio" entre la actual población trabajadora española y los puestos de trabajo que se requerirán en 2025, principalmente en los niveles de cualificación intermedios y bajos, y prestando "especial atención" a los sectores emergentes y relacionados con la industria 4.0.

La ministra ha remarcado que todas estas medidas se basan en que el conocimiento es "un pilar esencial" y el "mejor antídoto contra el fanatismo".

"El esquema de una rápida acción-reacción y la perversión de la posverdad crean mentes con escasa capacidad crítica y ese es el caldo de cultivo de los fanatismos", ha dicho.