EFERoma

El centro de acogida de la Lampedusa acoge a 1.215 migrantes después de los 14 desembarcos que se han producido en las últimas 24 horas, lo que ha vuelto a crear una situación de emergencia en la pequeña isla italiana.

Según los medios italianos, en el centro de acogida de la isla, puerta de Europa para los migrantes que escapan de África buscando un futuro, había sólo 137 personas, pero durante la jornada del sábado cientos comenzaron a llegar en pequeñas embarcaciones o fueron rescatados por las lanchas de la Guardia Costera;.

También durante la madrugada del viernes 24 personas fueron rescatadas por un pesquero de Lampedusa y durante las agitadas operaciones de transbordo, algunos migrantes acabaron en el agua y tuvieron que ser salvados por los mismos marineros.

En las próximas horas se ha dispuesto que grupos de migrantes sean trasladados a otras localidades sicilianas para descongestionar el centro de acogida de Lampedusa, que tiene una capacidad para cerca 200 personas.

El barco Geo Barents, de la organización Médicos Sin Fronteras (MSF) y el único humanitario que actualmente opera en el Mediterráneo central, realizó durante el fin de semana varias operaciones de rescate y en total lleva a bordo 410 migrantes y espera que las autoridades italianas les concedan un puerto.

En un comunciado, David Noguera, presidente de Médicos Sin Fronteras denunció una vez más que "la gravedad de la situación humanitaria en el Mediterráneo central es consecuencia directa de las imprudentes políticas europeas de no asisencia en el mar, que están condenando a la gente a morir”.

Hasta el 10 de junio, más de 15.000 personas han llegado a las costas italianas; al menos 675 personas murieron o desaparecieron mientras intentaban llegar a través del Mediterráneo central. En ese mismo periodo, cerca de 11.000 personas refugiadas y migrantes fueron interceptadas y devueltas por la fuerza a Libia a manos de la guardia costera de ese país.