EFEPekín

La ciudad nororiental china de Tianjin declaró "una victoria completa" contra el brote de la variante ómicron con el que batallaba desde principios de enero, recoge hoy el diario oficial Global Times.

El pasado 8 de enero, la ciudad fue el primer lugar en China en anunciar la detección de contagios locales entre la población, brote que en los días sucesivos se extendió hasta la provincia central de Henan.

El brote surgió en un momento delicado, dados los apenas 130 kilómetros que separan Tianjin y Pekín, que se encuentra a punto de celebrar los Juegos Olímpicos de Invierno.

Sin embargo, la subdirectora del Centro de Control de Enfermedades de Tianjin, Zhang Ying, declaró este martes a la cadena estatal CCTV que "todos los positivos por ómicron se encuentran localizados en centros de cuarentena especializados" y, por tanto, "no existe ningún riesgo de contagios entre la comunidad desde el día 21".

Zhang declaró que es "completamente certero afirmar que la ciudad ha logrado una victoria absoluta" contra el brote.

En sintonía con la política china de tolerancia cero contra el coronavirus, la ciudad aplicó las medidas habituales: restricciones de movimiento y campañas de pruebas PCR a sus 14 millones de habitantes.

Se han llevado a cabo al menos cuatro rondas de test a toda la población.

Sin embargo, Tianjin no recurrió a un confinamiento generalizado como el que sí se impuso en Xi'an (centro) el pasado mes, que terminó este lunes.

Según las cifras de las autoridades, existen 252 casos activos en Tianjin, que durante este rebrote ha registrado algo más de 300 positivos y ninguna muerte.

Asimismo, Zhang explicó que "sería imprudente definir al covid causado por ómicron como una gripe más grave", para lo cual, según ella, "todavía se necesitan más estudios y pruebas".

No en vano, "la proporción de casos infectados por ómicron que han sufrido neumonía es mucho más alta que entre los infectados por una gripe", aseveró.

Según las cuentas de Comisión de Sanidad de China, desde el inicio de la pandemia, se infectaron 105.749 personas en el país y murieron 4.636.