EFEMadrid

Cientos de personas, junto a otros tantos canes, se han manifestado hoy en Madrid en una marcha contra la caza con perros y han denunciado que este tipo de práctica lleva al "abandono sistemático" de los animales al finalizar la temporada.

La marcha (convocada por la plataforma No a la Caza en la capital y en otras 24 ciudades españolas) ha comenzado en la céntrica Puerta del Sol de Madrid y ha finalizado con una concentración que en Cibeles contra la caza con perros.

Según ha explicado a Efe el portavoz de la plataforma, David Zurdo, esta manifestación pretende "visibilizar" el problema del maltrato y abandono de los animales.

"Al finalizar la temporada de caza muchos animales son abandonados de forma sistemática y en una condiciones de barbarie, como podemos comprobar en las redes sociales", ha afirmado.

La concentración, que se celebra desde 2010, pretende concienciar a la sociedad acerca de que los perros utilizadas para cazar, fundamentalmente galgos y podencos, "no deben ser considerados útiles o herramientas de trabajo sino seres vivos que sienten y que necesitan cuidados", ha añadido.

Igualmente, ha reivindicado que esta situación "no se puede permitir en el siglo XXI" y ha criticado que España es el "único país de Europa" que sigue permitiendo la caza con perros.

Zurdo ha invitado a aquellos que quieran convivir con un perro a "adoptar en lugar de comprar" porque es "ilícito" el negocio que se crea alrededor de la cría canina.

Ha señalado que cuidar de un perro es una "responsabilidad" y ha pedido a las familias que piensen en que "esos cachorritos tan adorables" serán adultos y "deberás seguir queriéndoles y respetándoles cuando crezcan".

Durante la marcha, los manifestantes han estado acompañados de sus perros, en su mayoría galgos, pero también se ha dejado ver algún cerdo vietnamita.

"No son de caza, son de casa", ha sido el signo más coreado durante la marcha.

Según un estudio publicado en 2015 por la ONG SOS Galgos, se estima que cada año, una vez concluida la temporada de caza, son abandonados 50.000 galgos, principalmente en regiones como Extremadura, las dos Castillas, Andalucía y Aragón.