EFEBarcelona

Cientos de voluntarios de toda Cataluña se han arremangado este sábado para limpiar las arrasadas playas catalanas, donde se amontonan toneladas de plásticos y residuos, y tratar de recuperar la normalidad lo antes posible tras los estragos causados por el temporal, el más devastador de los últimos años.

Los más de 500 municipios catalanes afectados por la borrasca han amanecido este sábado todavía con severos desperfectos, que en muchos casos tardarán meses en reparar, pero con la energía de cientos de personas que han optado por arrimar el hombro.

En todo el litoral se han organizado decenas de iniciativas y grupos de limpieza que han acompañado a los servicios municipales y que, durante horas, se han dedicado a separar kilos y kilos de basura para contrarrestar así los efectos de la tormenta, que se ha ensañado especialmente con la costa.

Desde la localidad gerundense de L'Estartit hasta L'Ampolla (Tarragona), al lado del Delta del Ebro, voluntarios trabajan para recuperar las castigadas playas y retirar los restos expulsados por el mar o arrastrados por el vendaval, también en el área metropolitana de Barcelona y en la comarca del Maresme, una de las más hostigadas.

Precisamente en el Maresme, en la localidad de Malgrat de Mar, se han encontrado esta mañana tortugas y serpientes de agua dulce, así como centenares de anfioxos, un tipo de animal marino considerado por los científicos un "fósil viviente".

"Estábamos recogiendo los plásticos en la playa y, entre las cañas, nos hemos encontrado un anfioxos pero después han ido saliendo a centenares", ha explicado a Efe la bióloga Clara Coll sobre esta especie, que se originó hace más de 500 millones de años y es "el más parecido a los ancestros de todos los vertebrados".

Pero las secuelas que ha dejado el temporal "Gloria" también son severas en las infraestructuras: se cuentan a centenares las carreteras, pistas y caminos aún afectados, muchos de los cuales han dejado masías y fincas aisladas.

De hecho, el conseller de Territorio y Sostenibilidad, Damià Calvet, ha estimado hoy en 15 millones de euros la inversión necesaria para reparar los desperfectos causados en las zonas no urbanas -tramos seminaturales y naturales- del litoral.

Una cantidad que se suma a los más de 50 millones de euros que las administraciones ya han calculado a la espera del paquete de medidas urgentes que el Gobierno tiene previsto poner en marcha el próximo martes en el consejo de ministros para responder de forma "eficiente" a los estragos del temporal.

Por su parte, los Agentes Rurales y Protección Civil de la Generalitat continúan con las alertas activadas por el peligro de desprendimientos, caídas de árboles y aludes en varios puntos del territorio, especialmente al Pirineo y al Prepirineo tras las nevadas del inicio de la semana.

La buena noticia es que, a excepción de Vallter 2000 (Girona), las pistas de esquí han podido abrir con normalidad, a pesar de que la estación de La Molina ha sufrido un corte en el suministro eléctrico que ha provocado el cierre y la evacuación de todos los esquiadores que se encontraban en los telesillas.

De hecho, Protección Civil de la Generalitat ha informado que el suministro de luz ya ha sido mayoritariamente restablecido en toda Cataluña, donde sólo hay actualmente 125 abonados afectados en Girona y Barcelona de los más de 30.000 que llegaron a estar sin energía por el aguacero.

El suministro de agua no potable también ha sido restaurado en los municipios de la Cuenca del Ter después del desbordamiento de ríos y riadas, por lo que vuelve a funcionar en Torroella de Montgrí, Massanes, Centelles, Aiguafreda y Hostalric a la espera de que se solucionen los problemas en L'Estartit.