EFEBarcelona

El Ayuntamiento de Barcelona ve "una actitud de provocación y menosprecio" en el anuncio de reapertura del Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de la Zona Franca por parte del Gobierno, el mismo día en que el consistorio le ha notificado el cese de actividades.

El Ayuntamiento ha anunciado hoy que no autorizaba la reapertura del CIE porque el Ministerio de Interior no ha tramitado la licencia de actividad, aunque la Delegación del Gobierno en Cataluña sostiene que los CIE no están incluidos entre las actividades sometidas a licencia, ya que son establecimientos policiales de carácter y servicio público, y por lo tanto, exentos de contenido económico, mercantil o empresarial.

El teniente de alcalde de Derechos Civiles, Jaume Asens (BComú), ha comparecido ante los medios esta tarde acompañado de los portavoces de CiU, ERC, PSC y CUP, grupos que apoyan la decisión de impedir la reapertura del CIE por considerar que incumple la normativa municipal de licencias, seguridad y prevención de incendios.

Asens ha agradecido su apoyo tanto a estos grupos municipales como a la Generalitat, y que compartan "indignación por la reacción del Gobierno" de anunciar la reapertura.

El teniente de alcalde, que esta mañana ha informado de la medida, se ha reafirmado en el compromiso de que, si el CIE vuelve a acoger internos como medida preventiva para tramitar su expulsión, el ayuntamiento usará los mecanismos legales previstos y tomará medidas "coercitivas", como la imposición de multas y el precinto.

El teniente de alcalde ha asegurado que le ha sorprendido que el ministro del Interior, Jorge Fernández Diaz, "que hace tantas apelaciones a la ley y al orden, adopte esta actitud de desobediencia".

Jaume Asens le ha pedido que "vuelva al sentido común y se avenga a cumplir la ley vigente en Barcelona, la normativa y las ordenes que se dictan".

Ha explicado que el consistorio mandará sus técnicos a comprobar si el CIE ha vuelto a funcionar como tal y, si es así, pondrán en marcha los mecanismos correspondientes. "Si se siguen negando a sacar internos, acudiremos al juez de guardia para que nos autorice a entrar con la fuerza publica" y poder poner en practica la orden de precinto, ha asegurado.

El portavoz de CiU, Joaquim Forn, ha señalado que "hay poco que discutir porque las ordenanzas son claras y la ley hay que cumplirla" y ha reclamado al Gobierno el "cierre definitivo de los CIE".

El portavoz de ERC, Jordi Coronas, ha cargado contra el ministro Jorge Fernández, del que ha dicho que está acostumbrado al "ordeno y mando propio de una república bananera" y le ha reclamado respeto a las instituciones democráticas y a la normativa de las otras administraciones.

La concejal de la CUP-Capgirem Maria Rovira ha reiterado que tienden la mano al gobierno municipal para aplicar las medidas necesarias para cerrar "esta cárcel de pobres y racista" que es el CIE y ha señalado que la lucha por el cierre de los CIE "empezó en al calle y acabará en al calle" con la movilización ciudadana.

La portavoz adjunta del PSC, Montserrat Ballarín, ha abogado por cerrar los centros de internamiento y aplicar las medidas alternativas previstas en los procesos de expulsión.