EFEValladolid

Un jurado popular juzga desde hoy en la Audiencia de Valladolid a un hombre por el crimen de una niña de 4 años, hija menor de su pareja, que también se sienta en el banquillo, a la que, según el alegato de la fiscal, "maltrató reiteradamente" durante más de un mes, la violó y la mató a golpes. El juicio, que ha despertado una gran expectación y que se prolongará durante tres semanas con la declaración de más de 40 testigos y una docena de peritos, sienta en el banquillo a Roberto H.H. y a la madre de la menor fallecida, Davinia M.G, para los que la Fiscalía pide prisión permanente revisable. Al dirigirse al jurado popular, constituido este jueves, en la primera sesión del juicio, la fiscal Petra Álvarez ha alegado que la pequeña Sara, que murió el 3 de agosto de 2017, fue una "víctima absolutamente vulnerable" y no tuvo "ninguna posibilidad de defensa". La representante del Ministerio Público ha argumentado que uno de los motivos que llevaron al procesado a cometer los hechos fue el "odio que siente hacia las personas extranjeras" y en concreto hacia los rumanos, ya que el padre biológico de la niña -que está personado como acusación- es originario de Rumanía.

La fiscal ha subrayado que los hechos que se juzgan ocurrieron en el ámbito de la "intimidad del domicilio familiar" y en ese contexto ha acusado también a la progenitora, a la que ha atribuido la comisión de los hechos por omisión, al señalar que fue "consciente" de que su hija estaba siendo objeto de malos tratos por parte de su compañero sentimental.

"Omitió toda conducta de protección" sobre su hija Sara, ha señalado a las cuatro mujeres y los cinco hombres que deliberarán sobre la culpabilidad de los acusados.

La niña, ha relatado la fiscal, murió en el Hospital Clínico Universitario de Valladolid, después de que el procesado llamara al 112 tras una "paliza" en la vivienda -no mencionó por teléfono las heridas de la pequeña ni la sangre que presentaba-, donde, según ha dicho, sólo estaban él mismo y la pequeña.

La fiscal ha enumerado una serie de vestigios hallados en un pantalón corto que Roberto H.H. usaba para dormir, a los que ha sumado ADN del acusado en las uñas de la niña, que indican que la víctima "intentó defenderse sin probalilidad de éxito".

"Alrededor de la acusada saltan todas las alarmas -mediante los médicos, la policía, a través de sus hermanos -y ella lo sabe y sigue igual", ha enfatizado la representante del Ministerio Público antes de negar cualquier trastorno mental o problema de inteligencia en la procesada y asegurar que dio prioridad a la relación con Roberto H.H. y lo que le pasara a la niña "le era indiferente".

La vista oral, la más larga con jurado de las celebrados hasta ahora en Valladolid, continuará mañana con la exposición al jurado de las alegaciones previas de la acusación particular, que representa al padre de la niña; las dos asociaciones que ejercen la acción popular, Clara Campoamor y de Víctimas de Agresiones Sexuales y Malos Tratos (Adavasymt), y las defensas.

Davinia M.G y Roberto H.H. están acusados de seis delitos de maltrato, uno de maltrato habitual uno de asesinato con la alternativa de homicidio, una violación de persona menor y abandono de familia, en este último caso aplicado a la progenitora de la fallecida.