EFEMérida

¿Cómo se reconstruye un accidente de tráfico en la era digital?. ¿Cuál es el resultado de una nube de puntos 3D?. ¿Qué datos se obtienen del sistema EDR de los vehículos?. El imparable avance de la tecnología marca la forma de trabajar de los dos grupos de la Guardia Civil especializados en la investigación de los siniestros viales.

Una de ellos es el Departamento de Investigación y Reconstrucción de Accidentes de Tráfico (DIRAT), creado en 2013 y que tiene su sede en la Escuela de Tráfico de la Guardia Civil de Mérida, donde se vienen efectuando informes periciales desde 1998.

Elabora de diez a quince estudios anuales, entre ellos el del accidente que costó la vida al expiloto de motos Ángel Nieto en Ibiza en 2017.

El otro es el Equipo de Reconstrucción de Accidentes de Tráfico (ERAT) de Madrid, que también depende de la Jefatura de Operaciones de la Agrupación de Tráfico.

El DIRAT suma una segunda vertiente, docente, ya que imparte cursos básicos y uno especializado en colaboración con la Universidad Carlos III de Madrid.

El jefe del departamento, Juan Francisco Cocaña, explica a Efe que cuando se les pide un informe, bien por parte de algún juzgado o de la Jefatura de Operaciones de la Guardia Civil, lo primero que hacen es recabar toda la información que ya existe sobre el caso.

Los agentes de la DIRAT siempre acuden al lugar del accidente, aunque hayan pasado siete años, como ha ocurrido recientemente cuando se han desplazado a las Islas Baleares para una investigación.

Allí efectúan una labor complementaria a la que se hace en los primeros momentos y obtienen nuevos datos para conseguir una reconstrucción completa del accidente.

Al estar condicionados por su faceta docente, es raro que se desplacen tras ocurrir el accidente, aunque sí lo hicieron en el caso de la colisión de autobús de 2014 en Castuera (Badajoz) en la que murieron cinco niños de un equipo de fútbol o hace un par de años por un choque entre un camión y una furgoneta en Sevilla con el mismo número de víctimas.

LA NUBE DE PUNTOS 3D

Cocaña, que recuerda los croquis que hacían a mano cuando empezó, subraya el "avance exageradísimo" que ha experimentado la tecnología aplicada a su trabajo.

Además de las últimas versiones de los programas de simulación PC Craf, Virtual Craf y HVE, que cada año mejoran la anterior, según el capitán, desde hace cuatro años vienen trabajando con la fotogrametría digital, que permite la recreación 3D de la vía y de los vehículos implicados.

Esta tecnología, que parte de las imágenes que captan con un dron, genera una nube de millones de puntos que permite al software reconstruir el accidente con gran realismo, ya que retrata hasta las ondulaciones del asfalto.

Las nubes de puntos 3D también se pueden conseguir con láser escáner. El ERAT cuenta con uno y el DIRAT tiene pedido otro modelo más manejable actualizado para captar escenarios de 60 metros en tres minutos.

EL SISTEMA EDR

El próximo mes de julio entrará en vigor un reglamento de la Unión Europea que obliga a llevar instalado el sistema Event Data Recorder (EDR) en varios plazos, una medida que cuando se generalice a todos los vehículos en unos años les dará una información "valiosísima", según el capitán.

Este módulo registra qué ha sucedido los cinco segundos previos a un accidente, es decir, el comportamiento del vehículo y el conductor y si ha habido aceleraciones, desaceleraciones, giros bruscos, la intensidad de la frenada o desplazamientos longitudinales o tangenciales, señala Cocaña, que aclara que no es "una caja negra como tal", aunque muchos la conocen así.

El DIRAT accede desde hace dos años a esos datos en los modelos que ya lo traen, ya que cuenta con Crash Data Retrieval (CDR), la herramienta que lo hace posible.

El capitán advierte de que mucha gente no sabe que gracias al GPS de los vehículos se puede saber si se ha movido o no, cuánto tiempo lleva parado o la distancia que ha recorrido en su última puesta en marcha, lo que es muy útil, no para ellos, pero sí para la investigación de otros delitos, como los fraudes a los seguros.

Las mejoras también van a llegar a los equipos de atestados, que pasarán de hacer croquis en 2D a 3D, según anuncia el capitán.

LOS INFORMES

Los informes, que pueden demorarse entre dos y tres meses, son muy completos y fruto de un trabajo laborioso en equipo.

Contienen el estudio en papel y un pendrive con fotos, vídeo y la reconstrucción del accidente, salvo que el juzgado pida únicamente un dato concreto, como pueda ser la velocidad a la que iba un vehículo.

Cocaña destaca la rigurosidad de estos estudios frente a otros informes periciales, ya que ellos introducen en los simuladores datos más exactos gracias, por ejemplo, al uso del acelerómetro, un aparato que permite conocer el índice de rozamiento de los neumáticos, principalmente.

El DIRAT cuenta con diez guardias civiles, entre los que hay un ingeniero informático y licenciados en Derecho y Psicología, que reciben formación continua.

Anualmente asisten a cursos que imparten entidades públicas y privadas, como las universidades de Valencia, Politécnica de Barcelona, Miguel de Cervantes de Valladolid o la Carlos III de Madrid.

Carlos González de Rivera