EFENueva Delhi

India registró este viernes los peores datos de infecciones de covid-19 desde noviembre, con 39.726 nuevas infecciones, lo que ha llevado a las autoridades del país a multiplicar los esfuerzos para evitar que la segunda ola se dispare.

Estas casi 40.000 infecciones contrastan con los datos de los últimos meses, cuando predominó el optimismo con un continuo descenso que llegó a registrar menos de 10.000 positivos en febrero, frente al pico de la pandemia en septiembre, con casi 100.000 casos.

Con estos nuevos casos, el total de positivos en India ascienden a 11,5 millones, manteniéndose como el tercer país con más casos confirmados, solo por detrás de Estados Unidos y Brasil.

El mayor incremento de nuevos positivos se sigue produciendo en el estado occidental de Maharashtra, cuya capital es Bombay, con 25.833 nuevas infecciones, lo que supone el 65 % de los casos en la última jornada, según los últimos datos oficiales.

Además, el 85 % de los casos proceden de 6 de los 36 estados y territorios del país, aunque el número de infecciones en las otras cinco regiones está muy por debajo de los datos de Maharashtra, con el norteño Punyab, el segundo en la lista, con 2.369 casos, o el meridional Kerala, el tercero, con 1.899.

Por otro lado, se confirmaron 154 muertes en las últimas 24 horas, lejos de las más de 1.200 diarias en septiembre, elevando el total a 159.370.

Entre las medidas planteadas hoy por el Ministerio de Salud para contener la segunda ola está la necesidad de "rastrear un mínimo de 20 contactos por caso positivo en las primeras 72 horas, junto con el aislamiento y el tratamiento temprano de los casos graves".

También recomienda a las regiones "centrarse en la vigilancia y la contención" de las áreas con más casos, y la necesidad de enviar muestras a los laboratorios para "rastrear variantes del virus".

Así, aunque las autoridades indias destacan que se han llevado a cabo hasta ahora más de 231 millones de test, llamaron la atención sobre la reducción significativa de pruebas en algunos distritos.

VACUNACIÓN

Mientras tanto sigue avanzando la campaña de inmunización lanzada en enero, con más de 39,3 millones de dosis administradas hasta ahora, pero se pidió "acelerar el ritmo de vacunación".

En total 6,9 millones de personas han recibido las dos dosis necesarias, una cifra aún muy lejos del objetivo del Gobierno indio de inmunizar a 300 millones para mediados de año.

"Nadie debería tener dudas sobre las vacunas contra la covid-19. Insto a todos a que se las pongan", remarcó este viernes en el Parlamento el ministro de Salud, Harsh Vardhan.

La nueva ola se achaca en parte a una relajación en general entre la población de las medidas de prevención, algo que se ve reflejado en mercados y restaurantes repletos, y un uso casi inexistente de las mascarillas allí donde es menor la presencia de la Policía, que impone multas a los infractores, a lo que se suma ahora el temor ante la llegada de importantes festividades, como la hindú Holi.

Así, las autoridades han pedido a las regiones indias que "limiten las reuniones en lugares públicos" y promuevan un "comportamiento apropiado", siguiendo las precauciones habituales para limitar las posibilidades de contagio.