EFEMadrid

¿Se deben poner límites a la conducción por edad o solo hay que tener en cuenta las condiciones psicofísicas?. El debate no es nuevo pero el director general de Tráfico, Pere Navarro, lo ha reabierto al anunciar una revisión de las pruebas y los plazos para la renovación del carné de las personas mayores.

El 28 % de los fallecidos en accidente de tráfico tienen más de 65 años, un colectivo que representa el 15 % del censo de conductores y el 19 % de la población (el 26,5 % en 2035). Unos datos que para los responsables de tráfico suponen un reto, pero también para todo el sector de la seguridad vial.

La revisión de los plazos para la renovación del permiso de conducir está incluida en la Estrategia de Seguridad Vial 2021-2030, que está ya muy avanzada, ha asegurado a Efe María José Aparicio, subdirectora general de formación y educación vial de la Dirección General de Tráfico.

UNA HORQUILLA EXCESIVA

Actualmente, el carné de conducir tiene una vigencia de 10 años para menores de 65 años y de 5 para los de esa edad en adelante, una "horquilla excesiva", según Aparicio, quien plantea que habría que "subdividir" ese grupo "excesivamente amplio y diverso".

La idea es fijar unos plazos más adaptados a la evolución psicofísica de las personas y para ello se va a elaborar un estudio sobre cómo adaptar los tiempos de vigencia a la realidad, aunque "todo nos dice que un plazo de cinco años para una persona de 90 es mucho", admite.

Además, la DGT está trabajando con el Ministerio de Sanidad en un nuevo protocolo de valoración dirigido a los centros de reconocimiento de conductores, que establecerá criterios médicos actualizados y que estará listo el próximo año.

UN PASO ADELANTE

El presidente de la Fundación para la Seguridad Vial (Fesvial), Javier Llamazares, pone el acento, en declaraciones a Efe, en que a más edad las condiciones psicofísicas del conductor disminuyen, por lo que califica de "un paso adelante" la revisión de los plazos, sobre todo en personas "muy mayores".

Pero ha recordado que, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), conducir es una libertad del ciudadano. Por lo que, cree que "hay que llegar a un 'mix' en las medidas".

El estudio SAVIMA de Fesvial revela que las personas mayores tienen un 12 % menos probabilidades de cometer una infracción de velocidad pero un 169 % más de saltarse un stop. La mayor parte de los accidentes de este colectivo se registran en vías urbanas y una gran mayoría en rectas.

Los resultados indican que a partir de los 75 años empiezan a aflorar los problemas psicofísicos y muchas veces son los familiares los que los detectan, precisamente por el modo de conducción.

LA EDAD, DETERMINANTE EN LAS DENEGACIONES

Cada año se producen aproximadamente 30.000 denegaciones y alrededor de 320.000 condiciones restrictivas, como acortar la renovación del carné de conducir, tener limitado el radio de conducción, poder conducir solo de día, no llevar pasajeros o límites de velocidad.

Y la edad es un "un factor determinante" para que a una persona la declaren 'no apta' o le impongan restricciones, según Bonifacio Martín, doctor en psicología y secretario general de la Asociación Española de Centros Médicos Psicotécnicos.

Desde esta organización se aboga por la vuelta a la normativa anterior a 2009, de tal forma que a partir de los 70 años la validez máxima del carné sea de 2 años, una reivindicación que hasta el momento no ha tenido éxito, lamenta.

Martín ha denunciado la "permisividad" de algunos centros "donde los ciegos ven y los cojos corren que se las pelan" y ha asegurado que muchas veces son las propias familias de un conductor mayor las que llaman para pedir "que no le den el carné o que no se lo quiten porque le matan".

INFORME DE SALUD PREVIO

Desde el colectivo médico defienden también la necesidad de renovar los periodos de vigencia del carné y determinadas pruebas para adaptarlas a los nuevos conocimientos científicos.

Aunque más que por edad debería hacerse por patologías, que son las que marcan la incapacidad, indica a Efe José María Pérez y Pérez, representante del Consejo General de Colegios Médicos ante la DGT, que advierte de la tendencia a "ocultar" la enfermedad o a "exagerar la bonanza" cuando se acude al reconocimiento médico.

Por ello, el Consejo solicita que el conductor aporte un informe de salud previo, porque el médico del centro "no es adivino para saber en dos o cinco minutos de entrevista si una persona ha tenido un ictus, alzheimer o un estado depresivo grave", apunta.

Para este oftalmólogo, la competencia empresarial entre centros de reconocimiento es "muy negativa", de tal forma que, según denuncia, "en algunos se obliga al médico a dar 'aptos' o se van a la calle".

¿ACTUALIZAR CONOCIMIENTOS PARA RENOVAR EL CARNÉ?

También el presidente de la Confederación Nacional de Autoescuelas (CNAE), Enrique Lorca, se muestra a favor de revisar los plazos y aboga, en declaraciones a Efe, por "algún tipo de actualización de conocimientos" aparejada a la renovación del carné.

Y es que "desde que una persona se saca el permiso a los 18 años puede aparecer nueva normativa o infraestructuras como, por ejemplo, las rotondas, que todavía mucha gente no sabe cómo abordar", incide.

Las autoescuelas han observado en los últimos años una demanda de cursos de reciclaje o repaso por parte de personas mayores que habían dejado de conducir y quieren volver a ponerse al volante, lo que se ha incrementado con la pandemia.

Teresa Díaz